Slobodan Praljak, excomandante de las fuerzas croatas de Bosnia en la guerra de Bosnia de 1992-95, ha muerto este miércoles después de aparentemente tomar veneno al escuchar el veredicto del Tribunal Penal Internacional de La Haya (Países Bajos), informan medios croatas.

El general Praljak fue acusado de ordenar la destrucción del puente de Mostar, del siglo XVI, en noviembre de 1993, que según los jueces "causó un daño desproporcionado a la población civil musulmana". Fue condenado a 20 años de prisión en 2013 por perseguir, expulsar y asesinar a musulmanes durante la guerra de Bosnia.

Praljak, uno de los seis líderes políticos y militares croatas de Bosnia que se presentaron ante el tribunal, bebió de un pequeño frasco y gritó "No soy un criminal de guerra", momentos después de que los jueces del Tribunal Penal Internacional para la exYugoslavia confirmaran su veredicto de 20 años de prisión.

Tras el incidente, la audiencia de apelación por crímenes de guerra del Tribunal fue suspendida y el general fue trasladado a un hospital local. Sin embargo, tan solo dos horas después de lo sucedido, la televisión estatal croata anunció que Praljak había muerto, recoge AP.