La adrenalina y emoción generada por el deslizamiento en una tabla sobre las faldas del imponente y hermoso Volcán Cerro Negro, es lo que a diario realizan muchos turistas nacionales y extranjeros, quienes disfrutan de una jornada cargada de actividad física y sobre todo viven la aventura de escalar uno de los volcanes activos del país.

El Cerro Negro es un volcán joven y único, básicamente una colina negra de arena y sin vegetación, componentes que hacen de la aventura una experiencia inolvidable y poco habitual en el país y en otras partes del mundo.

Para iniciar la travesía se requiere llegar hasta las laderas del volcán a bordo de transporte todo terreno. Una vez puestos en el sitio es necesario escalar el coloso por la parte trasera, cuya altura alcanza los 728 metros sobre el nivel del mar, travesía un tanto complicada debido a la complejidad del suelo, sin embargo, una vez en la sima, se logra apreciar el cráter del mismo y ser testigo de la majestuosa vista desde el punto más alto.

cerro

Melany Harris, junto a su esposo y sus dos pequeños hijos, refiere que es la segunda ocasión que ha visitado el volcán y cada vez se siente más enamorada del sitio donde ha experimentado la adrenalina a su más alto nivel.

Venimos de Estados unidos y en esta ocasión trajimos a los niños para que ellos también vivan la experiencia, es un poco cansado porque tenemos que caminar bastante, pero vale la pena vivirlo. El Cerro Negro es lindo, se nota que la actividad turística ha crecido y eso permite que más turistas vengamos”.

En su mayoría, los turistas llegan al volcán en grupos de cinco y hasta diez personas, el clima favorece muchas veces la travesía puesto que, con los rayos del sol, el volcán es mejor apreciado, lo cual causa asombro a quienes por primera vez lo visitan.

cerro

John Williams, originario de Gran Bretaña, expresó: “Nicaragua es un país muy bonito y el Cerro Negro me ha parecido maravilloso, en nuestros países casi no podemos ver estos sitios por eso venimos hasta acá a vivir la experiencia”.

Una vez alcanzado la sima, los turistas se colocan su traje protector y montan la tabla con la cual se deslizan por el cerro, mismo que podría durar entre los diez y quince minutos debido a la velocidad que alcanzan.

cerro

cerro

cerro

cerro

cerro