Estados Unidos tomó este miércoles la decisión final de extraditar a España al excoronel y exviceministro de Defensa salvadoreño Inocente Montano, acusado de participar en el asesinato de cinco jesuitas españoles, entre ellos, Ignacio Ellacuría, durante la guerra civil de El Salvador (1980-1992).

El veredicto final lo emitió este miércoles el presidente del Tribunal Supremo de EE UU, John Roberts, declaró a Efe una portavoz de la corte.

Sin ofrecer detalles, Roberts rechazó un recurso de la defensa de Montano, que consideraba que la extradición a España puede "resultar en la muerte" de su cliente debido a su avanzada edad, de 74 años, y debido a las múltiples enfermedades que sufre, ente las que incluía diabetes y cáncer de vejiga.

La defensa ha tratado de bloquear la extradición de Montano desde que fuera aprobada en febrero de 2016 por una jueza del Tribunal Federal del Este de Carolina del Norte.

Con el aval del Tribunal Supremo de EE UU, la entrega a España puede proceder en cualquier momento, puesto que no cabe recurso contra la decisión de este miércoles y, además, el Departamento de Estado ya ha firmado una orden para permitir el envío de Montano a España, indicó a Efe un portavoz de la diplomacia estadounidense.

La masacre de la UCA

Montano está acusado de haber ayudado a orquestar la masacre perpetrada la madrugada del 16 de noviembre de 1989, cuando fuerzas del Ejército salvadoreño asesinaron al español Ignacio Ellacuría, rector de la Universidad Centroamericana (UCA) e ideólogo de la Teología de la Liberación, y a otras siete personas.

Entonces, un "escuadrón de la muerte" irrumpió en el Centro Pastoral de la Universidad de los jesuitas, les ordenó salir al jardín y tumbarse boca abajo en el suelo, donde aparecieron a la mañana siguiente sin vida y con varios tiros en el cuerpo.

Los otros cinco sacerdotes asesinados son los también españoles Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró, así como el salvadoreño Joaquín López. También murieron la cocinera Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años, ambas salvadoreñas.

A principios de este mes, el Gobierno del presidente Donald Trump urgió a los jueces del Tribunal Supremo a aprobar la extradición a España y responder "sin dilaciones indebidas" a la orden de detención contra Montano emitida por primera vez en 2011 por el juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco.

En un escrito entregado al Tribunal Supremo, el abogado del Gobierno, Noel J. Francisco, consideró, además, que la extradición de Montano reforzaría la alianza de Estados Unidos con España.

"España es un importante aliado de EE UU en [la lucha contra el] terrorismo y otros casos de importancia nacional, y el cumplimiento oportuno de sus solicitudes de extradición mejora la política exterior de Estados Unidos y sus intereses en la aplicación de la ley", subrayó Francisco en su escrito.