El presidente estadounidense, Donald Trump, quien tardó cinco días en referirse a la difícil situación de Puerto Rico tras el paso del huracán María, recibe críticas hoy por su demorada reacción y el tono de su respuesta.

Luego de que el 20 de septiembre el fenómeno meteorológico devastara a la isla, que tiene la condición de Estado Libre Asociado de esta nación, el jefe de la Casa Blanca estuvo tan activo como siempre en su cuenta de Twitter, pero no hizo alusión en ningún momento al territorio caribeño.


Anoche, tras recibir numerosos señalamientos por su omisión mientras se dedicaba a temas como una polémica batalla contra deportistas del país, el mandatario escribió: 'Texas y Florida están bien, pero Puerto Rico, que ya sufría de una infraestructura rota y deuda masiva, está en problemas profundos'.

'Gran parte de la isla fue destruida, con miles de millones de dólares que se deben a Wall Street y a los bancos, con lo que tristemente hay que lidiar. Comida, agua y (servicios) médicos son prioridades principales, y haciéndolo bien. #FEMA', tuiteó.

Los comentarios del gobernante encontraron fuertes reacciones en las redes sociales y los medios, pues muchas personas consideraron que Trump culpaba a los propios puertorriqueños de la situación o estimaron fuera de lugar sacar el tema de la deuda en este momento.

El presidente insulta a Puerto Rico mientras atraviesa una terrible crisis humanitaria, escribió el cantante John Legend; '¿Está el presidente de Estados Unidos diciendo que el daño de un gigantesco huracán es culpa de Puerto Rico?', señaló, a su vez, la exembajadora norteamericana ante la ONU Samantha Power.

Para la comediante Cristela Alonzo, los tuits de Trump sobre los enfrentamientos Charlottesville, Virginia, mostraron más simpatía hacia los nazis que sus tuits sobre la isla.

'Trump responde a la crisis de Puerto Rico destacando sus deudas', es el título de un trabajo publicado esta mañana por la revista Fortune.

Al poner la situación financiera de la Commonwealth al frente y al centro, tal vez no haya convencido a todos los puertorriqueños de que tiene sus intereses en el corazón, indicó el medio.

'Los tuits de Trump sobre la NFL y Puerto Rico prueban que su objetivo es dividir, no unir al país', señaló, a su vez, un artículo de CNN sobre los ataques del mandatario a la Liga Nacional de Fútbol americano y su postura hacia la isla.

En medio de lo que el gobernador de Puerto ha calificado de crisis de proporciones épicas causada por el huracán María, Trump ha permanecido en silencio en gran medida sobre el asunto, y solo lo rompió para hablar de la 'infraestructura rota y la deuda masiva', apuntó la televisora.

Según el texto publicado en su página digital, en lugar de unir a la nación detrás de los 3,4 millones de ciudadanos estadounidenses que viven allí, el republicano envió más de una docena de tuits la NFL y la supuesta falta de patriotismo de sus jugadores.