Ya son 286 personas, entre ellas un ciudadano español, las que han muerto tras el terremoto de magnitud 7,1 en la escala Richter que se produjo este martes en el centro de México. En la capital y otras ciudades se han derrumbado edificios y hay personas atrapadas en su interior, en cuyo rescate trabajan los equipos de emergencias.

El último balance oficial lo ha aportado el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente. Ciudad de México es la zona más afectada, con 148 fallecidos. En Morelos han perdido la vida 73 personas, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, seis en Guerrero y una en Oaxaca.

La televisión mexicana mostró imágenes de equipos de rescate y voluntarios trabajando sobre los escombros de edificios que se han venido abajo en varias zonas de la capital mexicana. Las autoridades temen que la cifra de muertos siga aumentando en las próximas horas.

En la escuela Enrique Rébsamen, en el sur de Ciudad de México, al menos 19 niños y seis adultos han perdido la vida. Otros once menores fueron rescatados con vida. El centro se derrumbó a causa del seísmo.

En la capital de México han sido rescatadas con vida 60 personas. El Gobierno de la capital, donde 38 edificios se vinieron abajo, calcula que hará unos 2.900 dictámenes de inmuebles para determinar si las viviendas están o no en condiciones de ser habitadas. Aún sin cifras exactas del número de personas que han tenido que abandonar sus casas, en los 44 albergues dispuestos por la Secretaría de Desarrollo Social están pernoctando 2.500 personas.

Los edificios derrumbados en Ciudad de México se encuentran en distintas zonas, como las colonias Condesa, Del Valle, Narvarte, Centro, Coyoacán y Xochimilco.