Gritos pidiendo silencio, el ruido de las sirenas y oleadas de polvareda se entremezclan en las calles de la Ciudad de México, donde la incertidumbre reina en los numerosos rescates desencadenados tras el fuerte terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter que ya ha dejado al menos 273 muertos en el país.

Las cifras divulgadas por Luis Felipe Puente, director general de Protección Civil, fueron aumentadas por los gobernadores de Ciudad de México y de Morelos. Se reportó 137 fallecidos en Ciudad de México, 73 en Morelos, 43 en Puebla, 13 en Estado de México, 6 en Guerrero y uno en Oaxaca.

11.05 (13.05 GMT): Los equipos de rescate que llegaron desde Israel solicitaron la ayuda de 300 voluntarios para remover escombros del edificio de Álvaro Obregón (Ciudad de México). En el lugar ya había una fila de 600 personas prestas a ayudar.

10.23 (15.23 GMT): El presidente Enrique Peña Nieto envió un saludo de agradecimiento a la Policía Federal por sus esfuerzos

9.18 (14.18 GMT): El gobernador de Puebla mantuvo en 43 los fallecidos en su estado y reportó 117 heridos.

8.50 (13.50 GMT): Un avión de la Fuerza Aérea de Colombia partió con 31 expertos en rescate para colaborar en la búsqueda de personas. "Tenemos una autonomía de 15 días para apoyar a nuestros amigos mexicanos en lo que necesitan, además vamos con expertos en rescate, médicos y tres caninos y más de 20 toneladas de equipos de alta tecnología para detectar a personas que estén atrapadas en viviendas o edificios", informó el director de la Unidad Nacional de Desastres, Carlos Iván Márquez, quien encabeza la delegación.

8.15 (13.15 GMT): Usuarios colaboran para la elaboración de un mapa interactivo que muestra dónde ayudar en Ciudad de México.

7.30 (12.30 GMT): Ante el peligro de derrumbe, sólo un equipo de élite sigue trabajando para rescatar a los sobrevivientes en el colegio Rébsamen de México. Pidieron un maquinaria para soldar, cables y voluntarios.