El presidente de México, Enrique Peña Nieto, pidió el miércoles unidad ante la catástrofe generada por el terremoto de magnitud 7,1 que golpeó el país el martes, y urgió a las autoridades correspondientes a salvar más vidas.

Al confirmar que han sido rescatadas más de 50 personas de los escombros de los edificios derrumbados en Ciudad de México, el jefe de Estado apeló a los valores que "distinguen" al pueblo mexicano para salir adelante de las adversidades.

"Ante la fuerza de la naturaleza, todos somos vulnerables, y por eso, todos somos uno cuando se trata de salvar una vida o ayudar a una víctima. Si algo distingue a los mexicanos, es la generosidad y la fraternidad", expresó en un mensaje a la nación.

"La prioridad sigue siendo salvar vidas y dar atención médica a quienes la necesiten", manifestó el mandatario, quien añadió que los equipos de auxilio laboran "para ubicar y rescatar a las personas que hasta este momento se reportan como extraviadas en Puebla y en la Ciudad de México".

Igualmente, anunció tres etapas de acción ante el fuerte sismo que sacudió al país. Apoyo a la población damnificada, elaboración de un censo exhaustivo de los daños materiales y la reconstrucción de los edificaciones destrozadas.

También reconoció el trabajo de los voluntarios que ayudan los necesitados e informó que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México ya opera con normalidad.