El encargado de negocios de la embajada de México en Nicaragua, Oscar Antonio de la Torre dijo que con la catástrofe que afectó a su país, el lado amable de esta experiencia es que “se han salvado cientos de vidas al desenterrar a gente que quedó sepultada”.

“Lamentablemente tenemos la pérdida de vidas de mexicanos, trabajadores emprendedores que por esta incidencia de la naturaleza, pues hemos tenido lamentablemente que padecer”, dijo.

Lo paradójico que le ocurrió a México también lo señaló el diplomático porque casualmente dos horas antes del terremoto se había hecho un simulacro para conmemorar el terremoto ocurrido hace 32 años.

“En el momento en que se presenta esto (el fenómeno telúrico) pues ya la gente tiene su involucramiento y sus áreas y gracias a ello se logró no tener un saldo mayor de muertos, aunque reconocemos que puede incrementarse el número porque todavía no terminan las obras de rescate”, apuntó.

El diplomático recordó que este terremoto no fue un fenómeno masivo, fue muy particularizado. El número de edificios colapsados fueron 39, “pero su impacto en vidas pues ha sido impresionante”.

Dijo que los edificios colapsados habían sido construidos antes de 1985. Indicó que el edificio del Banco Central era el único que tenía buenos cimientos.

Durante sus declaraciones el diplomático agradeció a nombre del gobierno de México el mensaje de solidaridad y acompañamiento que “tanto el Presidente de la República el Comandante Daniel Ortega como la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo han hecho para nuestro pueblo y gobierno”.

El encargado de negocios también agradeció la solidaridad del pueblo nicaragüense que se ha manifestado con interés en apoyar y “ayudarnos a resolver este trance que tenemos”.

Recordó que después del terremoto de 1985 en México “se generó el fenómeno de la solidaridad y esta solidaridad con el pueblo y personas en desgracias se ha logrado cultivar a través del tiempo…”.

Dijo que en su país hay muchos programas especiales entre ellos el Plan Ciudad de México, el C 5, el Plan TN3 que lleva a cabo el ejército mexicano, así como los planes del apoyo civil y esto ya está muy organizado.

Habla ex embajador de México

El ex embajador de México en Nicaragua Gerardo Camacho dijo que le impresionó ver los videos y transmisiones internacionales como se volcó la solidaridad de su pueblo por ayudar a sus propios hermanos.

Dijo que le impresionó varias noticias como el caso de una persona que le avisan que habían encontrado a una pequeña hija, “pero no le dijeron que estaba muerta, estaba aplastada debajo de un escritorio”.

Llamó la atención que los edificios modernos tienen una mayor seguridad y “por eso yo confío mucho en los arquitecto e ingenieros mexicanos que también están construyendo en Nicaragua. Ellos en los últimos 25 años años han construido edificios maravillosos”.

Camacho también hizo referencia a que los edificios construidos en los años 60 y 70 especialmente las escuelas fueron hechas por ingenieros contratados por los gobiernos de esas épocas y la mayoría de edificaciones que se cayeron durante el terremoto de 1985 fueron construcciones escolares.

Gracias a Dios que ese terremoto de 1985 fue antes de las 7 de la mañana y los niños todavía no habían llegado a sus escuelas, pero también en esa época la solidaridad del pueblo se desbordó”, recordó el ex diplomático, ahora propietario del restaurante “María Bonita”.