El presidente cubano, Raúl Castro Ruz, afirmó que el golpe asestado al país por el huracán Irma “ha sido muy fuerte” y llamó a todos los sectores sociales a mantenerse en guardia, pues la temporada de huracanes no ha concluido.

Castro Ruz encabezó anoche una reunión del Consejo de Defensa Nacional, organismo del cual también es presidente y que está a cargo del manejo de las tareas de emergencia con la participación de prácticamente todos los sectores sociales cubanos.

“Ahora el golpe ha sido muy fuerte y se extendió por casi todo el país, sentenció, pero con el arduo trabajo que se está haciendo, una vez más saldremos adelante”, dijo Castro Ruz.

El mandatario sostuvo que Irma debe ser una lección y que existe “la necesidad de enfrentar los problemas con inteligencia”, usando como referente las experiencias provocadas en las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo por los huracanes Sandy (2012) y Matthew (2016), respectivamente.

“Se ha trabajado muy duro y si algún provecho podemos obtener de esta difícil coyuntura es sacar de inmediato toda la experiencia para prepararnos mejor”, expresó Castro Ruz, quien destacó que la temporada de huracanes no ha concluido, por lo que el país no debe bajar la guardia ante la posibilidad de que otro ciclón afecte la zona.

El impacto total del huracán todavía no se conoce, pero se señaló que Oficina Nacional de Estadísticas e Información trabaja en la evaluación de los daños, cifras que preliminarmente se tendrán en los próximos días.

El mayor daño lo sufrió la central termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas, cuya casa de circulación de agua de mar, vital en el sistema de enfriamiento, fue destruida por Irma. Además, 15 líneas de transmisión sufrieron averías y más de 3,600 postes y 2,039 kilómetros de líneas fueron afectados.

En el cónclave se dio a conocer que alrededor de 90 pozos de petróleo ubicados en el norte del país resultaron dañados. Cuba produce alrededor del 50 por ciento del petróleo que produce.

El ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marero Cruz, aseguró que las importantes instalaciones hoteleras ubicadas en la zona de Los Cayos, al centro-norte del país, son completamente recuperables.

Marrero Cruz explicó que las pérdidas materiales se concentran en falsos techos, cubiertas ligeras y cristalerías, no en la integridad de las estructuras. Indicó que Cuba estará lista para la temporada alta que arranca en noviembre, porque ninguno de los daños es irreversible.

Las comunicaciones es otro de los sectores más dañados por Irma, sobre todo, la telefonía fija. Cerca de 300,000 líneas telefónicas fijas resultaron dañadas, de las cuales alrededor de 135,400 están solucionadas.

La red celular está casi íntegra y ha funcionado de manera ejemplar, sólo se mantiene sin cobertura celular el municipio de Calimete, en la provincia de Matanzas.

La ayuda internacional ha comenzado a fluir. Ayer, la Corporación de Comercio e Inversiones Thai Binh entregó ayuda material por valor de $150,000 a la embajada de Cuba en Vietnam, para contribuir a mitigar los daños causados por el huracán Irma.

En tanto, una embarcación con cinco contenedores llenos de arroz, aceite y otros alimentos partió desde el Colón Container Terminal, en la zona atlántica de Panamá, rumbo al Puerto de Mariel, en Cuba. La nave forma parte de la ayuda solidaria que desde el miércoles comenzó a llegar a la Isla procedente de la nación centroamericana, tras el paso de Irma.

Luego de la reanudación de los vuelos de Copa Airlines, aliado del gobierno panameño en esta operación de asistencia humanitaria, partieron ayer tres aviones hacia La Habana con unas 4,800 libras de artículos de higiene, sábanas y alimentos, entre otros productos.

Según la Cancillería cubana la próxima semana arribarán 15 contenedores adicionales cargados de colchones, sábanas, artículos de higiene y cocina, frazadas, alimentos, maderas, luminarias, bidones de agua y otros productos de primera necesidad hacia el puerto de Santiago de Cuba, en el oriente de la isla caribeña.

Por su parte, el gobierno de la República Checa ofreció su apoyo al pueblo y gobierno cubanos por los daños ocasionados tras tras el paso del meteoro.

La Sociedad Sudafricana de Amigos de Cuba (Focus, por sus siglas en inglés) anunció la creación de un fondo de ayuda solidaria posdesastre del meteoro, y realizó un llamado a todas las organizaciones y personas de Sudáfrica a participar en esta campaña.