Declaraciones de Rosario Vice-Presidenta de Nicaragua después del Acto Conmemorativo del 38 Aniversario de la Policía Nacional. 11 de Septiembre del 2017.

Buenas tardes, buenas noches, queridas Familias... Concluyendo este Acto que a tod@s nos llena de Orgullo, y sobre todo ese Discurso que hizo nuestro Comandante Daniel. Un Discurso claro. Un Discurso contundente. Un Discurso que nos llama a promover Valores, para sentirnos cada vez más en Reconciliación, y de esa manera fomentar cada vez más la Paz y la Seguridad en nuestro País.

Una Cultura de Reconciliación y Paz que nos da a tod@s Seguridad, Tranquilidad y Alegría; y trabajar, seguir trabajando tod@s junt@s, para fomentar esos Valores que determinan que vayamos siendo cada un@ de nosotr@s un poquito mejor cada día, y las Relaciones en la Familia y en la Comunidad también un poco mejores, cada día.

Son grandes Desafíos los que tenemos como Sociedad, alrededor de una Cultura Libre de Violencia, alrededor de una Cultura que promueva Respeto, Entendimiento, y que, desde el Respeto, el Entendimiento y la Capacidad que debemos tener para convivir como Herman@s, o como Familia, o como Comunidad, vayamos construyendo la Patria Mejor que tod@s queremos.

Recordemos que Septiembre és el Mes de la Patria, y el mejor Homenaje que podemos rendir a nuestra Nicaragua, Bendita, Unida, Siempre Libre, és proponernos a hacer las cosas mejor todos los días; proponernos, de verdad, trabajar por esa Cultura de Armonía, de Entendimiento, de Respeto, de Amor, como Cristian@s, como Buen@s Cristian@s. Aprender a sentir y a vivir el Amor que exige mucho de nosotr@s.

Talvez lo más difícil, lo más difícil en la Vida, sea aprender a ser humilde, pedir perdón, y perdonar. Eso decía el Santo Pa-dre en Colombia, un País que está saliendo de un conflicto larguísimo, donde debe costar mucho pedir perdón, y aprender a perdonar; sin embargo se ha venido logrando.

Y nosotr@s, en nuestro País, tenemos años de venir promoviendo el Entendimiento, la Reconciliación, que és promover el Amor, y desde el Amor construir todos los días. Porque no és decisión permanente, hay que construir todos los días el Amor, el Cariño, el Respeto, los Valores, y eso nos sirve a tod@s para construir la Paz, edificar la Paz, cada día.

Yo creo que en esta Nicaragua, de Bendición, Prosperidad y Victorias, tod@s nos sentimos ya un poco mejor. Sabemos que hemos veni-do cultivando en nosotr@s, en cada un@, una Conciencia distinta, una Conciencia de Familia Nicaragüense, y una Conciencia en la Familia, que debe llevarnos a ser mejores.

Sin obviar los dramas que el Comandante planteaba, que tienen que ver con la agresividad, que tienen que ver con la atroci-dad que debemos condenar enfáticamente, al mismo tiempo que las Instituciones Especializadas trabajan en establecer las Sanciones pertinentes para quienes son Protagonistas de esas atrocidades que conmueven a la Sociedad, y que no nos representan como Cultura, como País, no nos representan. Pero suceden, y cuando suceden tiene que ser un Indicador de más trabajo para tod@s no-sotr@s : De más trabajo para prevenir, de más trabajo para atender, y al mismo tiempo, de más Compromiso con todo lo que represente una Cultura distinta.

Nosotr@s nos identificamos plenamente, estoy segura que todas las Personas que estaban en esa Sala se identificaban plenamente con todos los conceptos vertidos por nuestro Comandante Daniel esta tarde y, sobre todo, por la necesidad de apropiarnos de que, desgraciadamente, en el Mundo se instala como comercio una Cultura de Odio, y también desde muchos Medios de Comunicación Globales todos los días estamos viendo y recibiendo en nuestros Hogares, en nuestras Familias, como entretenimiento, recetas para el crimen, recetas de odio.

Todo eso nosotr@s no podemos perseguirlo; no podemos prohibir las series, las películas, no se pueden prohibir, pero trabajando en la Familia, para tener claridad de lo que esos contenidos significan y cómo pueden dañarnos, y cómo pueden representar amenazas para el Futuro, podemos, creo yo, recibir menos tóxico, y seguir siendo entonces una Sociedad de Familia, de Valores de Familia, de Valores de Comunidad.

Yo creo que, lo que tenemos en Nicaragua tenemos que cuidarlo como Tesoro, como Patrimonio. Nosotr@s todavía somos un País y un Pueblo donde la Familia es el Centro, donde somos Solidari@s, donde la Comunidad nos encontramos, nos reunimos. Eso hay que cultivarlo, porque és único.

De verdad, en este Mundo esto ha venido quedando como un Patrimonio, y en el caso de nuestro País nosotr@s sabemos que nos distingue y nos defiende. Ser un País donde hay Familia, hay Corazón de Familia, hay Valores de Familia; nos reconocemos como Familia, nos queremos y nos cuidamos como Familia: La Familia Sanguínea y la Familia Grande, que és esta Nicaragua de Tod@s.

Así es que, qué mejor en este Mes de la Patria que comprometernos alrededor de los Valores, alrededor de la Cultura de Familia y Comunidad; de la Cultura de Paz, de la Reconciliación, y de la Unidad de Tod@s, por el Bien de Tod@s.

Como decía el Comandante, ese Modelo de Alianzas que tenemos en Nicaragua, que también es Único, és Original, nos distin-gue, nos defiende, y nos ayuda a encon-trarnos, dialogando, atendiendo entre tod@s los problemas para encontrar soluciones, e ir Adelante, Salir Adelante en la Lucha para Vivir Mejor; para que todas las Familias nicaragüenses vayamos Prosperando.

Estamos segur@s que eso és lo que tod@s sen-timos, y queremos. Tod@s queremos traba-jar, tod@s queremos sentirnos tranquil@s en nuestro País, tod@s queremos Prosperar. Que más Bendición que una Patria como la nuestra, donde estamos unid@s; donde nos sentimos y nos relacionamos como Familia, y tenemos que promoverlo más, y donde las Instituciones del Estado, todo el Estado, están a disposición de las Familias nicaragüenses, para construir todos los días la Paz, la Tranquilidad, la Seguridad, y por lo tanto, la Prosperidad.

Muchas gracias, Compañer@s. Mañana por la tarde vamos a estar recibiendo la Antorcha. Esta és una Semana de mucho Trabajo, pero también de mucha Alegría. Le damos gracias a Dios por esta Nicaragua, donde nos sentimos content@s de haber nacido, de vivir, y de tener Futuro. Muchas gracias.