La Jueza Segunda del Juzgado Especializado en Violencia, Aleyda Irías, dictó pena máxima al nicaragüense Francisco Ariel Mercado (36), por el delito de femicidio en perjuicio de Karla Patricia Estrada Rostrán.

Desde la Sala 9 de los Juzgados de Managua, la judicial ordenó que Mercado cumpla dicha sentencia en el Sistema Penitenciario Jorge Navarro de Tipitapa.

“En nuestro Estado está vigente la Ley 779 que establece que su objetivo es actuar contra la violencia hacia las mujeres; para provocar que las mujeres gocemos en igualdad de los derechos y libertades fundamentales”, expresó.

En este sentido, la judicial declaró culpable al acusado Francisco Ariel Mercado, por ser autor directo del delito de femicidio.

 “Se le condena a la pena de 30 años de prisión, que deberá cumplir en el Centro Penitenciario “Jorge Navarro” de Tipitapa.

La doctora Irías explicó que la defensa de Francisco Mercado había expresado la voluntad del acusado de cumplir su sentencia en el Centro Penitenciario en la Ciudad de Granada.

De acuerdo a la defensa de Francisco, este alegó que por su ex trabajo en el Ejército tuvo problemas con las pandillas en el Reparto Schick, y algunos de sus integrantes están privados de libertad en Tipitapa.

Consideré que la petición se planteó sin mayor fundamentación, sin indicar con qué pandillas tuvo problemas y de qué naturaleza fue el problema”, sostuvo la jueza.

La judicial ordenó girar oficio al Alcaide del Centro Penitenciario “Jorge Navarro” de Tipitapa, para que adopte las medidas de seguridad necesarias para garantizar la vida, seguridad e integridad física del acusado.

Tras darse a conocer la sentencia, la señora Luz Marina, mamá de la víctima, Karla Patricia Estrada, dio gracia a Dios, y expresó estar satisfecha con la decisión de la jueza.

Solo Dios puede quitar la vida; que nos respeten a las mujeres. Y que las mujeres que son víctimas de violencia, que rompan el silencio, que no tengan miedo, que no les pase lo que le pasó a mi hija”, manifestó.

Muy consternada, Luz Marina externó que la muerte de su hija le dejó un gran vacío en su corazón, y manifestó que Francisco fue un cobarde, al matar a una mujer que no se pudo defender.

Imagino que ella pedía ayuda, que no lo hiciera. Sin embargo él la agarró como si estaba picando hielo, a mi muchachita”, dijo llorando, la madre, quien será atendida por el Ministerio de la Familia, por considerarse una víctima al ser vulnerada emocionalmente.