Hasta dos explosiones ha sido reportadas en la planta química de la compañía Arkema situada en la localidad de Crosby, cerca de Houston (Texas, EE.UU.), tras las fuertes inundaciones provocadas por el paso del huracán Harvey. Unas diez personas han sido hospitalizadas por inhalación de humos tóxicos, informa el departamento policial del condado de Harris.

"El Centro de Operaciones de Emergencias del condado de Harris ha notificado sobre dos explosiones y columnas de humo negro procedente de la planta", escribió la compañía Arkema en un comunicado, advirtiendo posteriormente acerca de una posible nueva explosión.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de EE.UU. (FEMA, por sus siglas en inglés) ha especificado que los humos expedidos a causa del incidente son "increíblemente peligrosos". La agencia gubernamental agregó que los oficiales tratan todavía de evaluar los riesgos, según informa Reuters.

Por su parte, Arkema especifica que, aunque la planta siguió el protocolo de preparación ante huracanes, las "inundaciones sin precedentes abrumaron nuestra energía primaria y dos fuentes de reserva". La empresa explicó que, como consecuencia, sus productos compuestos de peróxidos orgánicos se incendiaron debido a una pérdida de refrigeración.

"Los peróxidos orgánicos son extremadamente inflamables y, como se acordó con los funcionarios públicos, el mejor curso de acción es dejar que el fuego se consuma", reza el comunicado.