El huracán Harvey se fortaleció el viernes a Categoría 2 sobre el Golfo de México y amenaza con ser la tormenta más poderosa que golpea al territorio continental de Estados Unidos en 12 años, en un curso que podría llevarla al corazón de la industria de refinación de crudo de ese país.

Harvey desplaza vientos de 160 kilómetros por hora (kph) mientras avanza hacia el noroeste a unas 355 kilómetros de la costa de Corpus Christi, Texas, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Según NHC Atlantic Ops, el huracán probablemente tocará tierra durante la tarde del viernes, con vientos de hasta 201 kph, y podría provocar un aumento en el nivel del mar de hasta 3,7 metros y llevar hasta 97 centímetros de lluvia sobre algunas partes de Texas. Advertencias de inundación están vigentes para el norte de México y Luisiana.

La amenaza de Harvey ha provocado evacuaciones y la cancelación del primer día de escuela en comunidades junto a la costa del sur de Texas, que alberga a 5,8 millones de personas desde Corpus Christi a Galveston.

"Inundaciones mortales y devastadoras se esperan cerca de la costa debido a las fuertes lluvias y el oleaje de tormenta", dijo el CNH.