Un empleado de un restaurante en Charleston, Carolina del Sur, hirió a balazos a una persona y tomó rehenes este jueves. El alcalde John Tecklenburg dijo en conferencia de prensa que el incidente no era un acto racista ni terrorista.

El vocero policial Charles Francis dijo que el hombre armado retenía "un par" de rehenes. No precisó de momento la cifra.

Testigos dijeron que un hombre salió de la cocina del restaurante con una pistola en la mano, dijo que había un nuevo jefe en la ciudad y les ordenó que salieran.

La policía envió equipos de asalto y una unidad antiexplosivos al lugar y advirtió a la gente que permaneciera en el interior de los edificios o abandonara la zona.

El lugar se encuentra a pocas cuadras de la iglesia Emanuel AME donde un hombre blanco mató a nueve feligreses negros en junio de 2015. Dylann Roof fue condenado a muerte por esa matanza.