El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) ha decretado que Harvey se ha convertido en huracán y que se aproxima a Texas con vientos que llegan a los 130 kilómetros por hora.

Las autoridades han emitido un alerta a la población para que tome las medidas precautorias y necesarias.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró el estado de desastre preventivo en 30 condados para acelerar el despliegue de recursos estatales en cualquier área afectada. El área que podría ser afectada abarca desde el condado de Port Mansfield hasta Matagorda.