Las autoridades estadounidenses reportaron este miércoles que la depresión tropical Harvey avanzaba hacia la costa del Golfo de Texas, en medio de pronósticos de que podría convertirse en un huracán antes de tocar tierra en los próximos días.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos señaló que la depresión se intensificará al avanzar por las cálidas aguas del golfo y arribará a Texas el viernes. Se prevé que genere intensas lluvias en los estados de Texas, Luisiana y Mississippi.

El gobernador de Texas Greg Abbott ordenó al Centro de Operaciones del Estado elevar su nivel de preparación y alistar los recursos estatales para posibles acciones de rescate y recuperación.

Igualmente, Abbott declaró un estado de desastre preventivo para 30 condados cerca de la costa para acelerar el despliegue de recursos estatales en cualquier área afectada.

Por su parte, funcionarios de manejo de emergencias solicitaron a los habitantes de la costa norte de Texas que se prepararan para un desplazamiento tierra adentro.

En la ciudad de South Padre Island, la gente colocó sacos de arena para proteger a los hogares o negocios que están expuestos. Otras personas ubicadas en la ruta pronosticada de la tormenta buscaron generadores, madera contrachapada y otros productos de ferreterías.

Se prevén acumulaciones pluviales de 250 a 380 milímetros (diez a 15 pulgadas) a lo largo de la región central y norte de la costa de Texas y el suroeste de Luisiana hasta el martes.

A las siete de la noche tiempo del centro, Harvey se ubicaba a 740 kilómetros (460 millas) al sureste de Port Mansfield, en el estado de Texas. El centro dijo que Harvey podría recuperar fuerza de tormenta tropical en las próximas horas en su imprevisible desplazamiento por las aguas del golfo.