En los almacenes de los combatientes en Alepo y las zonas liberadas en los suburbios del este de Damasco se han encontrado sustancias tóxicas provenientes de EE.UU. y el Reino Unido, ha declarado el vicecanciller de Siria, Faisal Mekdad, en rueda de prensa.

Según el viceministro, se han encontrado "granadas de mano y municiones para lanzagranadas" equipadas con sustancias tóxicas irritantes CS y CN. Las municiones químicas halladas fueron fabricadas por la compañía Federal Laboratories en EE.UU., mientras que los agentes tóxicos fueron producidos por las empresas Cherming Defence UK (Reino Unido) y NonLethal Technologies (EE.UU.), ha detallado Mekdad.

El viceministro sirio de Exteriores ha subrayado que, de conformidad con el artículo 5 de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas, el uso de agentes tóxicos irritantes solo se permite para fines de control de disturbios, quedando prohibido su uso como medio de guerra.

"Por lo tanto, podemos afirmar con seguridad que EE.UU. y el Reino Unido, así como sus aliados en la región, en violación de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas proporcionan apoyo a las organizaciones terroristas que operan en el territorio de Siria", ha denunciado Mekdad. El vicecanciller sirio ha añadido que "suministran a milicianos no solo armas convencionales, sino también agentes tóxicos prohibidos".

"Más allá de la comprensión"

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia se ha pronunciado sobre una posible participación de EE.UU. y el Reino Unido en la entrega de las sustancias químicas a los terroristas.

"Aquí tienen todo el compromiso con el derecho internacional y el triunfo de la democracia", ha escrito en su página de Facebook la portavoz de la Cancillería, María Zajárova. Esta ha agregado que "suministrar a los terroristas sustancias tóxicas es incomprensible".