Las fiestas de Santo Domingo de Guzmán, celebradas del 1 al 10 de agosto, son las de mayor atracción dentro del pueblo católico de Managua , y las que más generan tremolina y piedad popular en Nicaragua, coinciden religiosos y expertos en cultura y tradiciones. 

Para el reconocido periodista y folklorista nicaragüense, Wilmor López, estas fiestas dedicadas a Santo Domingo tienen bastantes reminiscencias indígenas, y el catolicismo está representado en la imagen.

"El bailarse a la imagen, el tomar, el comer mucho, la música, todas estas manifestaciones son indígenas; incluso la misma manera de disfrazarse de indio, de negro colorado, indios con pieles, caciques", explica. 

En este sentido, refirió que Santo Domingo es para los managuas un patrono popular, puesto que el patrono oficial sigue siendo Santiago de Managua

"Santo Domingo es el de las mayorías, el popular, el que cura a través de los milagros y la fe. Santo Domingo es nuestro seguro de vida, nuestro seguro para las enfermedades, para mantener el trabajo", indicó. 

López valoró que este Gobierno (conducido por el Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo) ha sabido interpretar todo ese fervor y apoyar estas festividades. 

"Nunca antes un Gobierno había apoyado tanto las festividades tradicionales y patronales en honor a Santo Domingo de Guzmán", destaca el maestro de la cultura. 

Detalló que en realidad las celebraciones empiezan desde el 31 de julio que es la bajada y la vestida de Santo Domingo, lo que antes se llamaba Noche del Coloquio, y ahora es una Vela.

"Santo Domingo tienen varias expresiones que hay que leerlas bien, desde el punto de vista cultural y a antropológico", sostiene.

Expuso que por herencia oral, llega la leyenda del barco o vela del barco; y recuerda que todavía para 1950 el barco de Santo Domingo era pequeño. 

"Las vacas culonas es una expresión nueva, pero que se va convirtiendo en una tradición. Igual las montas de toros, también son expresiones nuevas, heredadas de los españoles", dijo. 

El folklorista explicó que las fiestas como Santo Domingo, en Nicaragua, no hay; hay más solemnidad en León y Granada, pero en Managua y Masaya son las fiestas que más cargan tremolina popular.

El Co Director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), compañero Luis Morales Alonso, indica que a esta tradición se unen personajes que han sido muy característicos como doña Chica Vaca (q. e. p. d.), el Cacique Mayor y los innumerables inditos. 

Comidas y bebidas populares

"También van acompañando al santo todas nuestras comidas y bebidas populares, como la fritanga, el vaho, los nacatamales. Nuestros frescos tradicionales que se van perdiendo, como el chingue, tiste, pozol con leche y la chicha de maíz", refirió. 

Morales explicó que todavía hace cuarentena años, en Las Sierritas de Managua, se vendía la chicha bruja en guacal, porque estas fiestas de Santo Domingo están asociada con la recolección de la cosecha de maíz y por tanto se preparaba esta chicha fermentada. 

"Todo esto es un sincretismo o un mestizaje religioso, y por esa razón nuestro Santo Domingo de Las Sierritas de Managua evoca a Santo Domingo de Guzmán de España", valoró. 

El Co Director del INC, expuso que el origen de estas traducciones está bien explicado en crónicas que hizo el historiador nicaragüense-masayense, doctor Alejandro Dávila Bolaños, a quien le debemos ese rescate de esa comparación que hace de las fiestas antiguas precolombinas con las fiestas religiosas donde se da este mestizaje. 

Santos, son ejemplos a seguir

Por su parte el Padre Boanerges Carballo, Vicario de la Iglesia Las Sierritas, para la Iglesia católica, los santos tienen dos aspectos: en primer lugar son ejemplos a seguir, son modelos de vida Cristiana, de seguimiento a Cristo, que es el camino, la verdad y la vida. 

"Por otro lado, los santos dentro de la teología católica también tienen un aspecto de ser intercesores, alguien quien nos echa un apoyo con Dios, y ese es el sentido de por qué mucha gente es devota de Santo Domingo", apuntó. 

El líder religioso, manifestó que la esencia de las fiestas de Santo Domingo, con toda la parafernalia cultural, es el sentido más profundo del alma en la piedad popular, porque sabemos que Santo Domingo intercede por nosotros y nos logra gracia del Señor. 

Carballo indicó que este año se ha propuesto el lema: "Con Santo Domingo de Guzmán, más discípulos misioneros", que significa más calidad y no cantidad, es decir "mejores cristianos"; y en este sentido sostuvo que se viene logrando ese objetivo, donde más devotos se han sumado a la organización y desarrollo de estas festividades.