Ocho personas murieron y otras 20 fueron halladas en estado crítico dentro de un remolque estacionado en una tienda de la ciudad estadounidense de San Antonio, Texas, según reportaron hoy las autoridades locales.

Joe Arrington, portavoz del Departamento de Bomberos, dio a conocer que un guardia de seguridad de la cadena Walmart recibió la alerta de que un vehículo en el estacionamiento del lugar estaba lleno de inmigrantes.

El hombre encontró a los fallecidos y enfermos cuando revisó la parte trasera del camión, donde había un total de 38 personas, incluyendo al menos dos niños en edad escolar.

Durante una conferencia de prensa desde la tienda, el jefe de la policía de San Antonio, William McManus, y del cuerpo de bomberos, Charles Hood, informaron que el conductor del remolque fue detenido.

Hood explicó que el aire acondicionado no funcionaba y no había agua, condiciones que junto a las altas temperaturas registradas este sábado en la ciudad, de hasta 101 grados Fahrenheit (38 Celsius), agravaron la situación de las personas que iban dentro del remolque.

Nuestros paramédicos y bomberos encontraron que cada uno de ellos tenía frecuencias cardíacas de unos 130 latidos por minuto, estamos viendo muchos golpes de calor y deshidratación, añadió.

A su vez, McManus manifestó que la Policía considera el caso 'un crimen de tráfico de personas' y que 'el Departamento de Seguridad Nacional está involucrado en la investigación'.

'Se trabajará con ellos para determinar el origen de esta horrible tragedia', añadió el oficial, quien sostuvo que hasta ahora se desconocen los nombres, orígenes y edades de los muertos.