De día terrible para quien lucha por un mundo mejor, calificó hoy la depuesta presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, la muerte de su ex asesor especial y fundador del Partido de los Trabajadores (PT), Marco Aurélio Garcia.

Hoy es un día de dolor para todos los que compartimos con él sus muchos sueños, historias y luchas, escribió en una nota la ex dignataria, que definió al catedrático como 'un amigo querido, de humor fino y contagioso, siempre generoso y lleno de ideas; dueño de una mente perspicaz y brillante'.

Rousseff recordó que su último encuentro con el profesor jubilado de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp) se produjo hace tres semanas y entonces conversaron sobre la vida y los momentos terribles por los que el país atraviesa.

La Fundación Perseu Abramo, del PT, también emitió un comunicado a propósito del deceso de MAG, como era llamado por sus más allegados, a quien señaló como uno de los responsables del reposicionamiento de Brasil en la política externa, al lado del ex-canciller Celso Amorim. Muy recordado por su sentido del humor y optimismo, su fallecimiento deja una gran laguna en el pensamiento crítico de la izquierda, agregó.

Marco Aurélio Garcia, recordó la fundación, coordinó el Programa de Gobierno del presidente Lula en las elecciones de 1994, 1998 y 2006 y el de la presidenta Dilma Rousseff en la elección de 2010. Fue además asesor especial de ambos en el área de política internacional.

Organizador y uno de los fundadores del Foro de Sao Paulo, en 1990, MAG murió hoy con 76 años de edad, víctima de un infarto cardíaco fulminante.