La canciller de la República de Ecuador, María Fernanda Espinosa Garcés, saludó el 38 aniversario de la Revolución Popular Sandinista durante su participación en el acto central realizado en la Plaza de la Fe, desde donde reconoció los avances de las mujeres en el proceso revolucionario como un elemento clave en las transformaciones sociales.

Reconocemos los gigantes avances en la participación política de las mujeres. No puede haber sociedades justas sin igualdad y sin equidad de género. Nuestros pueblos serán mejores con lideresas comprometidas con la justicia, por eso queremos reconocer la trayectoria histórica de la querida Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo; su presencia, sin duda, Compañera, es un ejemplo para las mujeres de América Latina”, destacó.

Así mismo, destacó los vínculos que unen a Ecuador y Nicaragua, mismos que abonan al fortalecimiento de la lucha Latinoamericana. Refirió que la Revolución Sandinista es un símbolo de esperanza para los países de la región, quienes luchan por procesos revolucionarios progresistas.

Nuestros pueblos comparten una historia común, en la lucha incansable por la independencia, la autodeterminación y la soberanía, una lucha por la solidaridad, la unidad latinoamericana, la unidad histórica que nos hermana como pueblos”, expresó.

“Su Revolución también es nuestra, porque nos ha inspirado en los tiempos de resistencia popular, como en estos tiempos que ahora el poder está verdaderamente al servicio del pueblo. Hace 38 años triunfaron los patriotas revolucionarios del Frente Sandinista de Liberación Nacional, rompieron así, décadas de opresión, derrocando a la dictadura de los somozas y todo lo que representaba”, añadió.

Durante su intervención, la Canciller ecuatoriana llamó a la unidad latinoamericana, misma que garantizará la permanencia de la justicia, la igualdad y la soberanía de los pueblos que a diario luchan por brindar bienestar a los pueblos.

En este 38/19, convoco queridos compañeros y compañeras, a la Unidad Latinoamericana, que es la mayor garantía para no volver al pasado, debemos trabajar juntos para fortalecer la Comunidad de Estados Americanos y Caribeños, la Unasur, el Alba, la Unidad en América Latina y el Caribe es la Unidad de la Justicia contra la pobreza y la miseria. La lucha continúa”, expresó.

Jamás permitamos que el pasado regrese, nos merecemos el futuro ahora, por nuestros hijos, por nuestras hijas, por nuestros padres y madres, nos merecemos el futuro ahora, por todos aquellos que vendrán y que se merecen un mundo mejor; por todos ellos, seguiremos luchando”, añadió.