La compañera Aleida Guevara, hija del mítico revolucionario, Comandante Ernesto "Che" Guevara, se encuentra en Managua, y nos ha compartido su amor por Nicaragua, su profunda admiración por su gente y sus vivencias.

“Me siento muy bien. Al venir a Nicaragua, he venido otra vez a la casa. Cuando uno es muy joven y llega por primera vez a un lugar, te enfrentas a situaciones muy diferentes, muy distintas a las que estas acostumbrado, pero de alguna manera la gente te llega”, expresó Guevara.

La hija del Che, al volver a la tierra del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, dijo ver a una Nicaragua “mucho más firme, más coherente en todo lo que va haciendo".

“Sobre todo tú lo puedes palpar con la gente, cuando la gente está más contenta, la gente está más dispuesta. Quiere decir que estamos haciendo algo útil, algo bueno por los demás”, manifestó.

Refirió que precisamente esa es la base de la Revolución, que el pueblo esté satisfecho y tenga esperanza que va a seguir mejorando.

La hija del Che, ha recordado su especial e histórico momento cuando estuvo en Nicaragua, en los años ochentas; y nos explica cómo la marcó la gente de este pueblo combativo.

“No me acuerdo mucho de la ciudad como tal, pero la gente nunca se te olvida. La gente te marca muchísimo, más en esa edad, jovencito, que uno va formando valores todavía, que va formando carácter”, comentó Aleida.

Destaca Foro de Sao Paulo en Managua

“Esta ha sido una forma muy especial (de venir a Nicaragua), primero porque el Foro de Sao Paulo va también a dedicarse a la imagen de mi padre, hacia la Obra y la Vida del Che, y eso es importantísimo”, dijo.

Manifestó que si hay un forum social donde se está hablando de cómo buscar alternativas para vivir mejor, y se le dedica a la figura de un hombre que murió intentándolo, da la sensación que muchas otras personas son también como el Che, y eso da una esperanza de vida extraordinaria.

“Todos los procesos, incluyendo la Revolución Cubana, tienen que seguir creciendo; tienen que seguir perfeccionándose, nada es perfecto, ¡jamás! Está hecho por hombres y por mujeres, por tanto cometemos errores todos los días. Lo bueno es saber rectificar esos errores, y crecer por esos errores”, dijo.

América Latina está viviendo un despertar

Aleida, indicó que las ideas por las que luchó su padre están más vigentes que nunca. Sobre este aspecto, aseguró que América Latina, ha llegado a un despertar, a través de un movimiento que se está llevando a cabo como lo es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

“Nicaragua, Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia, son países que se han unido para formar una Nueva América Latina”, manifestó.

Aunque para Aleida todavía falta mucho por hacer, y mucho camino por andar, lo más importante para ella es romper las trabas mentales.

“Uno puede cambiar el proceso económico de un país, pero cambiar la forma de pensar de la gente es mucho más lento, más despacio, más difícil. Te encuentras con muchos problemas. En este sentido, pienso que el ALBA nos va a hacer conocernos mejor como pueblo, desde adentro, explicó.

Rememoró que incluso su mismo padre le decía que nunca se conoce a un pueblo yendo de visita, sino que se le conoce trabajando junto a él.

“Eso sí me tocó, y por eso aprendí a conocer mejor el pueblo nica en ese sentido (…) Nicaragua quizá fue mi primera experiencia en un mundo muy diferente al mío, en cultura, pero fue muy bueno”, valoró.

Esta mujer luchadora, asegura que la unidad es fundamental para avanzar en ese proceso revolucionario y de integración. Por tanto “la fuerza de los pueblos es extraordinaria, pero hay que organizarla, hay que darle un sentido a esa fuerza”.

aleida

aleida

aleida