Las autoridades japonesas continúan hoy la búsqueda de 20 personas desaparecidas a causa de fuertes lluvias registradas la última semana en el oeste del país.

Hasta ahora esas precipitaciones dejaron además un saldo de 27 muertos en las prefecturas de Oita y Fukuoka, donde se registraron 600 milímetros de lluvia en dos días, casi el doble de la cantidad que suele caer en todo el mes de julio, según informó la Agencia Meteorológica de Japón.

En tanto, más de 250 personas permanecen alojadas en albergues temporales.

Las inundaciones provocaron interrupciones en el tráfico, en la electricidad y algunas zonas continúan sin cobertura móvil.

De acuerdo con los ministerios de Transporte y Territorio, se registraron deslizamientos de tierra en 41 sitios e inundaciones y desborde de ríos en 38 puntos de las cinco prefecturas afectadas por el diluvio.