La visita del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a Reino Unido fue pospuesta para el próximo año, anunció hoy la cadena Sky News.

La televisora alega que, según una fuente del Ejecutivo británico, la principal razón del retraso del viaje se debe a la fragilidad del Gobierno de la primera ministra Theresa May, cuyo partido conservador perdió la mayoría absoluta en el Parlamento tras las elecciones legislativas del pasado 8 de junio. May fue la primera gobernante internacional que visitó la Casa Blanca desde que Trump asumió la presidencia de ese país.

En ese momento la mandataria británica le extendió una invitación a su colega norteamericano, la cual ahora tendrá que esperar a 2018 para concretarse.

Sobre el tema, un funcionario del gabinete de Trump explicó recientemente que 'es sólo un problema de organización. Encontrar una fecha buena para todos ha resultado ser complicado'.

Durante la última cumbre del G20, celebrada el pasado fin de semana en la ciudad alemana de Hamburgo, numerosos medios especularon con un posible viaje de Trump a Escocia en una visita no oficial para ocuparse de sus negocios de golf en esa región británica.

Sin embargo, esa información fue desmentida por el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

No obstante, el magnate fue interrogado por la prensa en relación a su viaje a Reino Unido luego de la reunión que sostuvo con May en Hamburgo, a lo cual respondió que 'sigue en pie', aunque respecto a la fecha dijo 'ya veremos'.

Desde el anuncio de la visita de Estado del presidente norteamericano a Londres, muchos fueron los sectores sociales y figuras públicas en Reino Unido que se pronunciaran en su contra.

Incluso, las críticas aumentaron luego de que en el tradicional discurso ofrecido por la Reina Isabel II a los diputados en junio último, no se especificara la fecha del compromiso.