A 11 ascendió hoy el número de muertos en el oeste de Japón a causa de las inundaciones y aludes provocados por las fuertes lluvias de los últimos días.

De acuerdo con la cadena estatal NHK, al menos 12 personas continúan desaparecidas y las fuerzas de seguridad y rescate evacuaron a 500 mil para prevenir más pérdidas humanas.

Algunas zonas de la prefectura de Oita y Fukuoka, en la isla occidental de Kyushu, registraron 600 milímetros de lluvia en dos días, casi el doble de la cantidad que suele caer en todo el mes de julio, según datos de la Agencia Meteorológica de Japón (JMA).

Las inundaciones provocaron interrupciones en el tráfico y en el servicio de trenes, en tanto miles de casas continúan sin electricidad y algunas zonas sin cobertura móvil.

La JMA pidió máxima vigilancia debido a que las condiciones meteorológicas podrían suponer uno de los mayores desastres naturales en el país en las últimas décadas.