El doctor Carlos Argüello, representante de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, explicó la posición de Nicaragua frente a los diferendos limítrofes con Costa Rica en el Pacífico y en el Caribe, los que están siendo elevados en la primera ronda de alegatos ante el máximo órgano judicial de la ONU.

Respecto a la delimitación en el Caribe, el doctor Argüello sostuvo que la posición de Nicaragua parte de que existe un punto de inicio fijo para esa delimitación que fue fijado hace 120 años por el Laudo Alexander.

"La posición nuestra es en primer lugar que existe un punto de inicio fijo para esa delimitación, que fue el que Alexander fijó hace 120 años prácticamente, y que incluso en la época en que él lo fijó, al poco tiempo el marcador que él había puesto ahí fue arrastrado por el mar, pero él lo reconstruyó y dejó determinado exactamente adonde queda ubicado", explicó el doctor Argüello, en entrevista realizada por el Programa En Vivo, de Canal 4.

Argüello explicó que ahora con los cambios que el Río San Juan ha sufrido en su desembocadura, Costa Rica pretende que la delimitación empiece en la posición de la desembocadura.

“Como ahora el Río, la boca del Río ha cambiado y se ha ido moviendo hacia el norte, en lo que es la parte del territorio de Nicaragua, entonces Costa Rica pretende que la delimitación empiece desde el punto donde está actualmente la boca del río. Ese es uno de los puntos de discusión", señaló.

Costa Rica pretende espacios reconocidos a Nicaragua

En este sentido, sostuvo que la intención de Costa Rica es pretender los espacios marítimos que le fueron reconocidos a Nicaragua por la CIJ en noviembre del 2012, tras el diferendo marítimo con Colombia.

El doctor Argüello hizo un breve recuento histórico sobre las actuaciones de Costa Rica en ese tema.

"Costa Rica desde 1977 firmó un tratado con Colombia de límites en el Caribe. En ese tratado, Costa Rica aceptó que ni siquiera San Andrés propiamente como isla, sino unos pequeños cayos, los Cayos de Albuquerque, que son rocas inhabitadas (…) Costa Rica aceptó en el 77 una delimitación entre esas piedras y su costa continental, por medio de la cual realmente en vez de tener 200 millas de zona económica exclusiva y plataforma continental aceptaba alrededor de unas 70 millas. Ese tratado lo estuvo defendiendo Costa Rica y manteniendo, y Colombia obviamente también, durante más de 30 años", expuso.

"Cuando Nicaragua ganó el caso con Colombia al final de noviembre 2012, entonces Costa Rica pensó: ahora me monto en las ganancias de Nicaragua. Si Nicaragua consiguió que la Corte le reconociera todos estos espacios, ahora voy a montarme y ver cómo le quito a Nicaragua todos estos espacios que antes Costa Rica decía que eran colombianos; ahora como la Corte dijo que eran nicaragüenses o que tenía preferencia u opción Nicaragua para optar para ello, entonces ahora Costa Rica quiere pretender esos espacios también", añadió.

Las aspiraciones de Costa Rica llevaron a que el país planteara este año una nueva demanda ante la CIJ en la que pide que se delimite el pedazo de costa en la zona este de la Laguna Harbour Head.

Ante las pretensiones de Costa Rica, para Nicaragua "la importancia principal es la delimitación marítima, porque a fin de cuentas estamos hablando de un pedazo de tierra muy pequeño que es la costa, prácticamente dos kilómetros de costa; y nosotros estamos tratando de independizar también de cualquier delimitación en el mar, porque el límite fijado por Alexander está ubicado en el mar".

Desde el punto de vista histórico, el experto nicaragüense valoró que ninguno de los árbitros, ni los tratados contemplaron jamás la posibilidad que ahora pretende Costa Rica, de que Harbour Head sea un enclave dentro de su territorio.

Por una delimitación justa en el Pacífico

La segunda disputa entre Nicaragua y Costa Rica que se está dilucidando en la CIJ, tiene que ver con la delimitación marítima en el Océano Pacífico.

Al respecto, Argüello mencionó que esta situación tiene sus propias complicaciones desde el punto de vista técnico.

"La costa de Nicaragua en el Pacífico, y básicamente en el Caribe también es muy recta, pero en el Pacífico sobre todo no existe realmente ninguna punta de salida, penínsulas particulares, no existe nada en la costa de Nicaragua en el Pacífico, es más como una línea recta de norte a sur”.

“Por el contrario, llegando a Costa Rica, lo primero hay una península pequeña pero que desvía toda la delimitación, es la Punta Santa Elena, que inclina la línea de delimitación hacia el territorio de Nicaragua; y luego la enorme Península de Nicoya", explicó.

"Lo que se está discutiendo es el efecto de lo que esas protuberancias dentro del mar tienen en la delimitación en el Pacífico. El problema es que para medir la dirección de las delimitaciones, un punto que sobresale, una península, entonces ese punto inclina completamente la balanza hacia un lado o hacia otro. Entonces tener esas penínsulas ahí, no solo la de Nicoya, sino la de Punta Santa Elena, es un problema serio en la delimitación porque le ocasiona perjuicios a Nicaragua", planteó Argüello y aclaró que Nicaragua no está pretendiendo en este momento discutir la soberanía sobre los territorios de Guanacaste o la Península de Nicoya.

Argüello comentó que en las delimitaciones marítimas las leyes internacionales dicen que se debe utilizar la equidistancia. "El problema de la equidistancia es precisamente que esas puntas salidas, esas penínsulas, ocasionan distorsiones. Entonces se debe utilizar la equidistancia, pero hay que tomar en cuenta las circunstancias especiales. Entonces las circunstancias especiales son precisamente eso, penínsulas, los cayos, las bahías, etcétera".

"Entonces la posición de Nicaragua es que no se le puede dar un efecto completo a la Punta Santa Elena y a la península de Nicoya, porque distorsionan la delimitación. No es que estamos discutiendo soberanía ni nada de esas cosas, eso es parte de las relaciones públicas de Costa Rica, que son expertos en martirizarse ante el público. Nadie está discutiendo eso. Es una simple delimitación marítima, como hay muchas y constantes ante la Corte", afirmó.

Sentencia estaría lista en los próximos meses

El doctor Argüello informó que en este momento se desarrolla la primera ronda de alegatos públicos orales de ambos países ante la CIJ, la cual concluirá el jueves de la próxima semana.

Dijo que posterior a las audiencias públicas, la Corte puede hacer algunas preguntas, que serían respondidas por escrito.

"Las audiencias terminan la próxima semana, entonces independientemente de que pueda haber alguna pregunta que pueda atrasar un par de semanas (…) no creo que pase de unos seis meses o siete meses probablemente. Entonces esta sentencia, en este caso, yo creo que tendrá que venir en Diciembre o en Enero del año que viene. No creo que pase mucho más allá de eso", valoró el doctor Argüello.