Con una eucaristía oficiada por Monseñor Bosco Vivas Robelo,  Obispo de Occidente, los habitantes de Puerto Morazán rindieron homenaje a la Virgen del Perpetuo Socorro.

A un año del terremoto que afectó a este municipio, los fieles recordaron ese día y agradecieron a Dios y a la Virgen, por salir ilesos de ese fenómeno.

Durante el mes de junio la Virgen del Perpetuo Socorro peregrina  en las comunidades de este municipio, llevando alegría y paz, a cada hogar que visita.

En este encuentro de fe los fieles renovaron su compromiso con los Sacramentos de la Iglesia, con bautismos y confirmaciones.

En su mensaje Monseñor Bosco Vivas animó a los fieles a no perder las esperanzas y mantener viva la fe, el amor y la unidad familiar.