El parlamento japonés promulgó hoy la ley que permite al emperador Akihito renunciar al trono, con lo cual abrirá la sucesión a su hijo y príncipe heredero Naruhito, divulgó la agencia NHK.

Akihito, de 83 años, manifestó en 2016 preocupación a causa de su avanzada edad, pues podría dificultar en algún momento sus deberes como símbolo de la nación.

El proyecto de ley, aprobado a mediados de mayo, estipula que Akihito podría dimitir a partir del día en que entre en vigor, para lo cual tendrá un plazo de tres años.

La ley actual de la Casa Imperial no prevé la sucesión de un emperador vivo, por lo que la abdicación de Akihito sería la primera desde 1817, cuando se produjo la renuncia al trono del emperador Kokaku.