El sacerdote y sociólogo belga Francois Houtart, reconocido académico y luchador por la justicia social en el planeta, falleció este martes en Quito, Ecuador, a los 92 años.

En la capital ecuatoriana numerosas instituciones de nivel superior, entre ellas la Universidad Andina Simón Bolívar, lamentaron su fallecimiento.

El Instituto de Altos Estudios Nacionales (Iaen) de Ecuador, emitió un comunicado en el cual lamenta profundamente la muerte de Houtart, quien desde 2013 era investigador del centro, y 2015, con motivo del 90 cumpleaños del ideólogo, inauguró una cátedra con su nombre.

La última visita que el sociólogo Francois Houtart hizo a Nicaragua fue en Julio del año 2012, como invitado especial en la celebración del 33 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

En esa ocasión, el sacerdote fue uno de los principales expositores del Encuentro Mesoamericano, espacio en el que resaltó el papel de la juventud en el fortalecimiento del modelo Cristiano, Socialista y Solidario que impulsa Nicaragua.

Houtart valoró que Nicaragua, encaminada en su modelo, estaba dando pasos para salir de la pobreza, mejorando los sistemas de salud, educación y garantizando esos servicios a toda la población, en particular a los más pobres.

En ese momento resaltó que la nueva etapa que vive Nicaragua, en medio de un mundo en múltiples crisis, tiene un aspecto cultural fundamental y mencionó que los cambios estructurales a nivel social son importantes cuando están acompañados de políticas como una mejor distribución de la riqueza.

También se refirió a la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestramérica, describiendo que el ALBA es el único proyecto en América Latina, y en el mundo, que cambia los esquemas de relaciones económicas y de cooperación entre los países.

“El proyecto es de asociar la expresión organizada de los pueblos a esta construcción, todo esto es realmente un proyecto totalmente post-capitalista y anti-capitalista. Es decir, un proyecto socialista”, afirmó.

Ante las nuevas realidades que se plantean en el escenario internacional, Houtart fue enfático en decir que la juventud es esencial.

“Porque es la parte que tienen tal vez más de la urgencia de los problemas, que tiene justamente esta aspiración a la educación y a una cierta participación, por lo menos la juventud más consciente, y en este sentido yo pienso que la juventud puede tener un papel importante a condición. Hay dos condiciones, primero de ser realmente consciente de cuáles son los desafíos y segundo de ser también organizados”, valoró.

El sociólogo también resaltó el papel que la juventud desempeñó en la Revolución Sandinista. “Eso fue fundamental”, indicó.

Dijo que el rol de la juventud en Nicaragua es positivo y original.

“No lo he visto en otros países, más que en Nicaragua. Eso es muy original y es muy fundamental, porque significa no grandes discursos, significa prácticas y prácticas cotidianas, significa partir de lo que ellos pueden hacer y sobre eso se puede construir todo un proceso de formación”, reflexionó.

Durante su visita, en 2012, Houtart recordó que cada 19 de Julio celebrar la victoria es festejar la propuesta de un nuevo modelo de sociedad.

“La victoria fue asegurada en gran parte por la juventud y con un proyecto que no es un proyecto puramente coyuntural, que es un proyecto a largo plazo. Y por eso celebrar esta victoria es muy importante porque cada año es (necesario) recordarse los valores fundamentales y las metas, y eso significa también justamente continuar difundiendo un ideal, que es un ideal de transformación de sociedad y es una gran esperanza para un pueblo”, aseguró.

Houtart dejó en quienes lo conocieron de cerca un caudal de ideas basadas en sus principios de justicia social y la defensa de temas como la economía popular y solidaria y la agricultura campesina.

Con más de 50 obras en su haber y cientos de publicaciones especializadas y de prensa, entre sus textos más leídos constan: El Cambio Social en América Latina (1964), Sociología de la Religión (1992 y 2006), Mercado y Religión (2002) y La Ética de la Incertidumbre en las Ciencias Sociales (2006).