La fiesta de Pentecostés es vivida a lo grande este sábado por la comunidad católica del municipio de Mateare con la procesión de las velas y vigilia, una de las actividades más importantes dentro del calendario litúrgico.

Pentecostés se realiza 50 días después de la Pascua de Resurrección de Jesucristo, razón por la que la Iglesia Católica celebra esta fecha con mucha devoción y respeto. Con esta celebración se reafirman los votos de fe y las bendiciones del Espíritu Santo.

"Estamos recordando la venida del Espiritu Santo a los 50 dias de la Resurrección del Señor Jesucristo. La procesión con las doce velas representa a cada uno de los apóstoles y la imagen de la virgen representa esa comunión con nuestra Santa Madre. Hoy pedimos los dones del Espíritu Santo, para que vengan sobre nuestra Iglesia, sobre Nicaragua y nos permita salir adelante", manifestó el padre Carlos Aguirre, Párroco de la Iglesia La Merced.

Cada uno de los asistentes, con devoción, hicieron el recorrido de la procesión y elevaron sus plegarias para que nuestro país y las familias gocen de esos dones que solo con Jesucristo pueden ser recibidos.

"Pentecostés es la celebración de la venida del Espíritu Santo y por eso nos hemos reunido para que la luz de nuestro Padre llegue a nuestros hogares y para que proteja a los jóvenes, la niñez y las familias", expresó Celia Sequeira.

"Hoy es un día para celebrar la resurrección, la cual fue prometida por Dios y nos la cumplió. Todos estamos llenos de júbilo celebrando el Pentecostés, lo cual es  un momento especial", manifestó Magda Bonilla.