Las empresas y los ciudadanos de Turquía podrán operar y trabajar en Rusia gracias al decreto firmado hoy por el presidente de ese país, Vladimir Putin, según informó al agencia de noticias Tass.

Como parte de la norma, relacionada con 'la eliminación de determinadas medidas económicas especiales contra la República de Turquía', la lista de categorías de turcos con derecho a la exención de visado para Rusia también se amplió, así como la eliminación de las restricciones de vuelos a la ciudad turca de Antalya, en el sur del país.

A principios de este mes la Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia, Rosaviatsia, había levantado ese tipo de veto al resto de ciudades de Turquía.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el decreto era una formalización de los acuerdos alcanzados entre Putin y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tras el encuentro celebrado el 3 de mayo en la localidad rusa de Sochi.

Además, durante la cumbre de la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro (BSEC), realizada en Estambul el 22 de mayo, Turquía y Rusia firmaron una declaración conjunta para eliminar las restricciones comerciales entre ambos países.

Sin embargo, una de las prohibiciones más polémicas, la que hace referencia a la exportación de tomates turcos, continúa vigente al no incluirse en el decreto firmado hoy.

Ankara y Moscú mantuvieron congeladas sus relaciones durante casi un año, tras el derribo de un avión militar ruso en noviembre de 2015 por parte del ejército turco.

El ejecutivo ruso impuso una serie de sanciones económicas que comenzaron lentamente a revertirse desde que en agosto de 2016 los presidentes de ambos países decidieron restablecer los vínculos bilaterales.