Nicaragua expresó su más firme rechazo y enérgica condena por la convocatoria de una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la Organización de Estados Americanos (OEA), para tratar, en violación su soberanía, la situación de la República Bolivariana de Venezuela.

Así lo expresó el representante alterno de Nicaragua ante la OEA, Luis Alvarado, durante el encuentro realizado en Washington.

A continuación, intervención íntegra del compañero Alvarado:

INTERVENCIÓN DEL EMBAJADOR LUIS ALVARADO REPRESENTANTE ALTERNO DE NICARAGUA ANTE
LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS
DURANTE LA VIGÉSIMA NOVENA REUNIÓN DE
CONSULTA DE MINISTROS DE RELACIONES EXTERIORES REALIZADA EN LA CIUDAD DE WASHINGTON, D.C.,
EL 31 DE MAYO DE 2017.

Señor(a) Presidente(a)

El Gobierno de Nicaragua deja sentado su más firme rechazo y enérgica condena por la Convocatoria de esta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, destinada a intervenir en los Asuntos Internos de la República Bolivariana de Venezuela, sin su consentimiento y aprobación, en clara contravención de las disposiciones de la Carta de la ONU y de la OEA.

La naturaleza de esta Reunión es ilícita, e inamistosa en contra del Gobierno de Venezuela, ha roto con el orden institucional que debe de prevalecer en esta Organización y subvierte el orden internacional el que está esencialmente constituido por el Respeto a la Personalidad, Soberanía e Independencia de los Estados y su Derecho a elegir, sin injerencias externas su Sistema Político, Económico y Social y a organizarse en la forma que más le convenga y tiene el deber de no intervenir en los Asuntos Internos de otro Estado.

Enfatizamos que esta Organización de los Estados Americanos, no puede seguir siendo usada por un País o Grupo de Países, para afectar la Soberanía, la Autodeterminación, y los Derechos propios de un País Miembro.

Demandamos el cese de las acciones hostiles y de linchamiento político internacional en contra del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela. Es lamentable que un grupo de Hermanos Países se hayan parcializado en sus apreciaciones y enfoques procurando desacreditar y hostigar al Gobierno de Venezuela, inscribiéndose dentro de una ofensiva más amplia de desestabilización tendiente a generar un golpe de Estado progresivo en ese País, en donde ya se produjo otro golpe el 11 de Abril del 2001 en contra del Presidente legítimamente constituido en ese entonces, el Comandante Hugo Chávez Frías. Este golpe fue desmontado por el Pueblo el 13 de Abril del 2002.

Estos gestos inamistosos en contra de otro Estado Miembro de la OEA, pretenden establecerse un doble estándar y un doble rasero en el tratamiento hacia ciertos Países, el que consideramos inadmisible y que no puede sentar ningún precedente en esta Organización, ya que rompe el equilibrio diplomático y de relaciones de buena vecindad que deben de prevalecer entre las Naciones del Hemisferio y el Principio de la Igualdad Jurídica de los Estados.

Sería realmente lamentable que esta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores haya sido convocada para violar y atentar en contra de la Soberanía del Estado venezolano y que ese sea el objetivo último a seguir.

Debemos de estar claros de que los Asuntos Internos de Venezuela deben de ser resueltos por los propios Hermanos venezolanos, sin injerencias foráneas y de conformidad con su jurisdicción interna.

Cuando la esencia de este Foro Regional se desnaturaliza al transgredir los Instrumentos Jurídicos de la OEA, los Acuerdos, Resoluciones, Declaraciones o Decisiones que se tomen no pueden ser impuestas bajo ninguna circunstancia al Gobierno Libre y Soberano de Venezuela, tienen nulidad ad initio y absoluta, por lo que tales acciones deben cesar.

Hacemos un respetuoso llamado a este grupo de Estados Miembros de esta Organización, para que ajusten su comportamiento y actuación internacional de conformidad con los Principios del Derecho Internacional y de la propia Carta de la OEA, ninguna de cuyas disposiciones la autoriza a intervenir en Asuntos de la Jurisdicción Interna de sus Estados Miembros.

Esta Organización como Foro de Diálogo y Negociación está llamada a fomentar la Paz, a profundizar las Relaciones de Armonía y Respeto entre las Naciones, a defender la Soberanía de los Estados, y a robustecer la colaboración entre los mismos y a respetar el Principio de la No Injerencia en sus Asuntos Internos.

Invitamos a los Estados Miembros de esta Organización a que hagan gala del buen juicio, y la cordura y que si genuinamente están interesados en ayudar a Venezuela, entonces que empiecen por respetar la Soberanía de este País, se respete al noble Pueblo Venezolano y su Gobierno en sus esfuerzos, propósitos y resoluciones encaminadas a preservar la Convivencia Pacífica, sus Libertades y Democracia. Como Estados Miembros de esta Organización, debemos contribuir con el Estado y Gobierno de Venezuela, respetando su Diálogo Interno, Diálogo que está en Caracas y que es promovido por el Presidente Nicolás Maduro, con la Convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, Diálogo encaminado a preservar la Convivencia Pacífica, sus Libertades y Democracia, Diálogo que cuenta ya con el acompañamiento de reconocidas Personalidades y Países Miembros de la Comunidad Internacional invitados a participar.

Reconocemos la labor de mediación que han venido realizando los ex-Presidentes, José Luis Rodríguez Zapatero de España, el ex–Presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, el ex–Presidente de Panamá, Martín Torrijos y la Santa Sede.

El Gobierno de Nicaragua reitera una vez más su firme respaldo y su incondicional Solidaridad a la República Bolivariana de Venezuela, y al Gobierno que dirige el Presidente Constitucional Nicolás Maduro, y sus esfuerzos por conducir a buen término el Diálogo entre los Hermanos venezolanos.

Muchas gracias, Señor Presidente(a).