El presidente de Brasil, Michel Temer, revocó el decreto emitido este miércoles que contempla el despliegue de las Fuerzas Armadas en Brasilia, donde se llevó a cabo una protesta para exigir su renuncia y elecciones directas.

Más de 120 mil brasileños de diferentes regiones viajaron a la capital para marchan en contra del mandatario investigado por corrupción, asociación delictiva y obstrucción a la justicia.

Diversas organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos criticaron el uso de la fuerza militar contra la manifestación. El Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de Brasil repudió el decreto que pone "en peligro la estabilidad de las instituciones democráticas y republicanas de este país".

También el Sindicato de Periodistas del DF (SJPDF, por su sigla en portugués) repudió los actos violentos contra los periodistas que se encontraban en la movilización de este miércoles.