El presidente venezolano, Nicolás Maduro, conversó hoy vía telefónica con el luchador independentista puertorriqueño Oscar López Rivera, quien permaneció injustamente 36 años en cárceles estadounidenses, y ya se encuentra en Puerto Rico después de su excarcelación.

La charla entre el mandatario venezolano y el patriota boricua fue transmitida este miércoles por el canal Venezolana de Televisión, gracias a un contacto que se hizo a través de la multinacional Telesur.

'Te veo que eres un hombre muy humilde, con una valentía, firmeza con que defendiste y defiendes la causa de la independencia de Puerto Rico. Lo que quería era darte un abrazo a través de esta llamada y darte las gracias por toda la fuerza que nos das y que has dado a la humanidad buena, a nuestra América buena', expresó Maduro.

Durante la charla, el jefe del Estado venezolano comentó sobre la lucha que mantiene el gobierno bolivariano y el pueblo en favor de la paz y la libertad, en momentos que sectores de la ultraderecha nacional e internacional buscan imponer la violencia en el país.

López Rivera aseguró a Maduro que 'los puertorriqueños que amamos la patria estamos seguros de que Venezuela prevalecerá, esperamos que prevalezca, y que Estados Unidos no pueda hacer lo que tiene en mente y lo que aspira a hacer'.

'Estamos siendo víctima de una agresión interna y de un linchamiento mediático -explicó el presidente Maduro, pero ten la seguridad que el pueblo de Simón Bolívar, que se levantó junto a las banderas del comandante Chávez, está con la moral en alto y la verdad prevalecerá'.

'Por encima del linchamiento mediático -agregó el líder bolivariano- de las manipulaciones, de las mentiras, hay un pueblo dispuesto a seguir combatiendo', ratificó el mandatario nacional.

'Señor presidente -respondió López Rivera- yo me siento puertorriqueño, pero también me siento venezolano, y quiero que sepa que este boricua ama la justicia y la libertad, y que, para nosotros, para muchos puertorriqueños, el futuro de Venezuela está en que el pueblo venezolano sea el que defina su destino, no Estados Unidos ni ningún otro poder, sino el poder del pueblo venezolano'.

Maduro se despidió enviando un abrazo para Puerto Rico y un mensaje en favor de la dignidad de América.

'La independencia de nuestro continente se está definiendo aquí, en la batalla por Venezuela. Ten la seguridad, desde todas las trincheras, desde el Movimiento de Países No Alineados, el cual presidimos, y desde el Comité de Descolonización de la ONU, el cual también presidimos, estamos al servicio de la dignidad y del futuro de Puerto Rico', enfatizó el presidente venezolano.