Como un hombre ejemplar así es reconocido San Isidro Labrador, por Su Eminencia Cardenal Leopoldo Brenes, quien presidió la Eucaristía en honor al patrono de los agricultores, en la capilla San Isidro ubicada en la comunidad del mismo nombre en el distrito III.

El religioso compartió con la feligresía un poco de la historia de San Isidro, quien se dedicó al trabajo en el campo y en quien Dios depositó su gracia debido a la humildad y la sencillez del hombre que hoy concede favores a quienes con mucha fe le buscan y le claman.

“Hoy que celebramos a San Isidro, pidámosle a Dios que nos permita esa Gracia divina con la cual bendijo a nuestro Santo, un hombre humilde, sencillo y de corazón noble. Es hermoso pedirle a Dios que nos permita ser cada día mejores personas, gente sencilla, pero con apertura hacia la gracia de Dios, él es quien nos bendice siempre y cuando seamos nobles”, señaló Brenes.

San Isidro fue un hombre que con amor se dedicó a su familia, a su trabajo en el campo, pero sobre todo a cumplir con los mandamientos de Dios, quien siempre estuvo de su lado y lo llevó hacia la santidad, la cual es venerada por muchos nicaragüenses”, añadió.

Durante el acto religioso un grupo de jóvenes de la comunidad recibieron el Sacramento de la Confirmación, con el cual reafirman su fe católica y asumen el compromiso de seguir los pasos de Jesucristo a través de la promulgación del Evangelio.

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa

misa