Todo parecía un domingo normal para el vendedor por cuenta propia, Juan Carlos Jarquín Calero, quien el pasado 14 de mayo, se dirigía al mercado Oriental a realizar sus labores cotidianas. Hasta que la enorme columna de humo lo alertó y lo hizo dejar a un lado la venta del día, y ponerse su traje de bombero para acudir junto a sus compañeros a la zona de peligro.

Juan Carlos Jarquín Calero, quien vende quesillos y refrescos en un carretón en este populoso centro de compras, recuerda que fue hace 6 años, motivado por ayudar al pueblo, decidió formar parte de la Brigada Contra Incendio Mallorquín del Mercado Oriental.

“La Brigada contra incendio Mallorquín del mercado Oriental, llegó a la zona y nos dispusimos hacer lo necesario para apagar el incendio, pero también ayudar a las familias que estaban tratando de sacar mercadería y fue realmente triste porque yo soy comerciante y pude sentir el dolor que sentían los demás, ya que yo también soy comerciante, expresó Calero.

Entre lágrimas, comentó que lo que más le interesaba era apoyar a los ancianitos, niños, "ver que si una persona esta golpeada sacarla…porque lo material se repone”, sostuvo.

Juan tiene 5 años de vender ambulante y 6 de pertenecer a la brigada. En esta ocasión no sacó la venta; pero comenta que hay ocasiones en las que deja su carretón al cuido de otro comerciante y el sale al llamado de cualquier emergencia.

“Cuando me avisan de una emergencia, dejo tapado mi producto, le digo a alguien que me apoye y me voy a la emergencia, ya que mi vocación y satisfacción es ayudar a la gente”, finalizó.