Lo pobladores deben estar conscientes del efecto que hace la fumigación en sus hogares, ya que su fin es eliminar al mosquito en su etapa adulta.

Ante la llegada de lluvias en el país, los pobladores afirman que la proliferación de mosquitos aumenta. Por esta razón las brigadas de salud visitaron el barrio Alfredo Silva, ubicado en el Distrito II de la capital, donde fumigaron 500 viviendas.

El encargado de esta brigada, Pedro Arceda, recordó que mantener pilas y barriles limpios, permitir la abatización, mantener tapado los recipientes de agua y la limpieza en hogares y barrios, son recomendaciones que garantizarán la erradicación del mosquito.

Para que esta fumigación tenga mayor efectividad se visitan los barrios cada 10 días, realizando jornadas para acabar con el mosquito transmisor del dengue, zika y chikungunya.

La pobladora Yajaira Matus dijo que en su hogar ellos mantienen aseado el patio para prevenir la proliferación del mosquito. “Invitamos a las familias a abrir las puertas de los hogares para matar el mosquito”, indicó Yajaira Matus.

Es muy buena la fumigación porque tengo un niño de 6 meses y así evito que los zancudos piquen a mi bebe y lo contagie de esas enfermedades. Agradecemos al gobierno porque se preocupa por la salud de los nicaragüenses”, señaló por su parte María José Mayorga Vargas.