¿Café, en la oscuridad?
No sé, dijo la Maga, removiendo
unas tazas, _antes había un poco de Luz.
Cortázar

Recolección.
En la siempre, dulce infinita danza de los colores,
un niño de Niquinohomo recogía del suelo
el rojo de los granos que se escapaban y caían
de las morenas manos de la Madre.
Verde claro, verde intenso,
rojo triste, rojo eterno, rojo puro.
Café en la oscuridad.
Rojo y negro.
Bandera incrustándose,
bautizo sacramentado que habrá de seguir su vida.
Destino.
Liberación del pueblo,
espacios luminosos, aroma.
De madrugada, cuando la luna camino al cielo
da paso al alba.
Un niño crece con hambre y furia.
Entre el susurro del cafetal, Margarita reza.
Mientras Sandino miraba el grano y en sus manitas,
el color rojo del ya maduro y el negro tierra fecunda y nuestra
enardecidos tomaban puesto en su corazón.

Alba Azucena Torres
Moscú.
Mayo 2017