Datos del Ministerio de Salud de Costa Rica revelan hoy un total de 142 casos de zika confirmados en las 13 primeras semanas de 2017, mientras notificaron a 686 personas probables de portar ese peligroso arbovirus.

El boletín semanal de la Dirección de Control de Vectores y el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud refiere que de los casos confirmados en el período mencionado se constataron 25 mujeres embarazadas con la enfermedad, así como en lo corrido del año hay tres casos probables de síndrome congénito asociado al zika.

Durante 2016 se registraron mil 614 casos de este padecimiento, de un total de seis mil 835 sospechosos, de los cuales se descartaron dos mil 814, se confirmaron dos casos de síndromes congénitos y otros dos neurológicos asociados al peligroso virus.

El boletín sostiene que en las 13 primeras semanas de 2017 abordaron un millón 14 mil 671 potenciales criaderos de los mosquitos transmisores de ese virus y otros como el Chikungunya y el Dengue, de los cuales trataron 676 mil 612 y eliminaron 337 mil 659.

Asimismo, apunta que visitaron 206 mil 123 viviendas, fumigaron 95 mil 10 y hallaron siete mil 621 criaderos con huevecillos o larvas. Llantas (gomas) de autos, tanques y baldes, plásticos para cubrir, bebederos de animales y platos de macetas constituyen los principales depoósitos donde las autoridades sanitarias ticas hallan criaderos.

El reporte de la Dirección de Vigilancia de la Salud muestra además que en el lapso referido comprobaron 122 casos de chikungunya, muchos menos que los mil 517 registrados en las 13 primeras semanas de 2016, año en que tres mil 361 costarricenses tuvieron esa enfermedad.

También, prosigue, reporta 940 casos de dengue, cifra muy inferior a los seis mil 396 hallados en los primeros 91 días del año pasado, en el cual 22 mil 209 costarricenses presentaron este padecimiento.

El reporte incluye además cuatro caso de malaria detectados en lo corrido de 2017, tres de ellos importados y una autóctono.

Costa Rica registró el año pasado 13 enfermos de malaria, cuatro de ellos autóctonos, transmitido principalmente por el mosquito Anopheles albimanus, que tiene patrones de comportamiento y sitios de cría diferentes al mosquito que transmite el dengue, zika y chikungunya.