Donald Trump ha abandonado la entrevista para el programa Face the Nation de la cadena CBS tras ser preguntado por sus acusaciones de que Obama le espió durante su campaña. Tras negarse a contestar directamente a la pregunta por varias veces, insistiendo apenas en que cada uno tiene derecho a su propia opinión, el presidente terminó la entrevista de manera tajante.

La pregunta que desató la ira del presidente se refería a un mensaje que compartió en Twitter a principios de marzo, acusando a Obama de haberle pinchado los teléfonos para espiarle durante la campaña. Trump no presentó ninguna prueba que demostrara la veracidad de las afirmaciones y, hasta la fecha, varias figuras de la inteligencia, entre ellas el jefe del FBI, han defendido que ninguna agencia del país ha ordenado espiar al actual presidente.

Frente a la pregunta de John Dickerson, Trump empezó diciendo que no tenía por qué preguntarle eso y, ante la insistencia del periodista, el presidente cortó la entrevista y le invitó a salir del Despacho Oval.

"No tienes que preguntarme eso, porque tengo mis opiniones y usted puede tener sus propias opiniones", replicó Trump ante la pregunta de Dickerson. "Pero quiero oír sus opiniones, usted es el presidente de Estados Unidos", insistió el periodista. Visiblemente molesto, Trump se guró y dio por terminada la entrevista: "Vale. Es suficiente. Gracias".

Este es el último episodio en la tensa relación de Trump con los medios, a los cuales acusa frecuentemente de difundir noticias falsas. Este mismo sábado Trump cargaba contra los medios una vez más en su cuenta de Twitter: "Los medios populares (falsos) rechazan publicar nuestra larga lista de logros, incluyendo 28 decretos legislativos, fronteras más fuertes y un gran optimismo".