Un total de 25 personas murieron y más de mil resultaron damnificadas por inundaciones y desprendimientos de tierra en cuatro provincias del noroeste de Irán afectadas por torrenciales aguaceros, informaron hoy fuentes oficiales.

El jefe de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, Esma'eel Najjar, declaró al canal satelital Press TV que las copiosas precipitaciones de las últimas 48 horas golpearon con severidad las demarcaciones de Azerbaiján Este, Azerbaiján Oeste, Kordestán y Zanjan.

Los condados de Azar-Shahr y Ajab-Sheer, en Azerbaiján Este, sufrieron los peores embates del fenómeno natural y, en consecuencia, el mayor número de fatalidades, precisó Najjar al confirmar que al menos 16 personas permanecen desaparecidas en ambas localidades.

Otras fuentes periodísticas manejaron la cifra de 37 residentes en paradero desconocido y citaron al prefecto del distrito de Ajab-Sheer, que informó del hallazgo de los cadáveres de tres mujeres y nueve hombres por parte de los equipos de rescate.

Mientras en la mencionada provincia hubo básicamente riadas, en Kordestán las inclemencias climatológicas causaron tanto inundaciones como aludes de tierra, lo que hizo movilizar a varios cuerpos de socorro y asistencia del país para ayudar a los residentes.

Las operaciones de búsqueda de desaparecidos y rescate de víctimas proseguían este sábado, mientras socorristas, efectivos de la defensa civil y del Ejército, así como fuerzas del orden fueron puestos en alerta y enviados al noroeste del país.

El funcionario Shahin Fathi, del Departamento de Rescate y Búsqueda de la Sociedad del Creciente Rojo Iraní (equivalente a la Cruz Roja en países islámicos), afirmó a la agencia estudiantil ISNA que las operaciones permitieron dar asistencia a más de mil 150 personas en 33 ciudades y aldeas.

Hasta el momento, indicó Fathi, 133 damnificados fueron realojados en albergues temporales, 15 transferidos a áreas seguras y seis internados en hospitales para recibir tratamiento por algún tipo de lesión.