Un total de 12 millones de dólares incautados y 11 detenidos fue el resultado de la operación Sol Naciente, las más importante desplegada hasta hoy por la policía de Ecuador, en el combate al tráfico internacional de drogas.

Tras una investigación de siete meses, los agentes realizaron 20 allanamientos que permitieron además confiscar tres armas de fuego y ocho vehículos.

Las acciones formaron parte de un plan mayor, denominado Libertad VI, llevado a cabo en las provincias costeras de Manabí y Guayas, según datos ofrecidos por el ministro subrogante del Interior, Diego Fuentes.

El titular especificó que dos de las personas aprehendidas son un oficial en servicio activo, con grado de capitán, quien entregaba información de las operaciones antinarcótico de la policía, y su esposa, abogada y miembro de la organización criminal.

El dinero retenido provenía del narcotráfico, originado en Colombia y almacenado en varias localidades de Manabí y Guayas, para su posterior traslado a Centroamérica y Estados Unidos, principal consumidor de alucinógenos a nivel mundial.

Los ingresos se guardaban bajo el piso de habitaciones de varios inmuebles ubicados en ambas provincias, preparadas con cámaras de vigilancia para custodiarlo y evitar a la policía.

Sol Naciente contó con el apoyo de los efectivos colombianos, pues los cabecillas del grupo fueron apresados en el país vecino.