El cuartel general de campaña en París de la candidata a la Presidencia francesa por el Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, fue atacado anoche y tuvo daños materiales.

Los autores del ataque provocaron un incendio y rompieron escaparates de las partes bajas del edificio, donde hay una agencia de seguros, y pintaron FN vs KLX.

Según explicó la emisora "France Info", un grupo que dijo denominarse "Luchar contra la Xenofobia" reclamó con una llamada de teléfono la autoría de esa acción.

La líder nacionalista responsabilizó de la acción a "un grupúsculo de extrema izquierda" y denunció la actitud del presidente francés, el socialista François Hollande, ante la proliferación de ese tipo de actitudes, en una entrevista al canal "France 2".

"Esos grupúsculos -señaló Le Pen- sienten una impunidad total desde hace meses: han destruido comercios, han quemado coches durante las manifestaciones, atacan a la policía".

"No me sorprende porque el Gobierno de François Hollande les deja actuar desde hace meses cuando yo he pedido la disolución de esos grupúsculos que son extremadamente violentos", añadió.

En las encuestas, Le Pen se sitúa en cabeza en las intenciones de voto de cara a la primera vuelta de las elecciones, el próximo día 23, junto al socioliberal Emmanuel Macron, quien en los escenarios de los sondeos ganaría en la segunda vuelta a la candidata nacionalista.