El presidente estadounidense, Donald Trump, considera la posibilidad de destituir al jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, y a su principal estratega, Stephen Bannon, divulgan hoy medios locales.

Aunque no está claro cuándo ocurriría, o si el mandatario llegará realmente a tomar una decisión, asistentes y asesores sostienen que el gobernante ha comenzado a cuestionar abiertamente la composición de su personal de alto nivel.

Los reportes señalan que Trump preguntó a personas fuera de su administración, incluyendo amigos ricos y confidentes de siempre, si aprueban a los miembros de su equipo.

De acuerdo con el diario The New York Times, el presidente se dirigió a sus dos principales ayudantes el jueves y les dijo que ya había tenido suficiente de sus incesantes puñaladas en los medios de comunicación.

Resuelvan esto, les advirtió el mandatario, según dos fuentes cercanas a la situación, quienes explicaron que Trump estaba haciendo referencia a las noticias sobre enfrentamientos entre Bannon y Priebus, y el yerno y asesor del jefe de Estado, Jared Kushner,

El mandatario es consciente de que requerirá trabajo llegar a una reconciliación entre su estratega principal, quien se ve a sí mismo como el guardián de las promesas de campaña, y las ideologías rivales de Kushner y Gary D. Cohn, director del Consejo Económico Nacional, considerados globalistas.

Ante los comentarios sobre el tema una vocera de Trump, Sarah Huckabee Sanders, manifestó que la historia es falsa e impulsada por quienes quieren distraer del éxito que tiene lugar en la administración.

Pero dos fuentes aseguraron al Times que el estado continuo de drama entre el personal es insostenible para el presidente, por lo cual sopesa también un eventual cambio de rol para Bannon, cada vez más aislado en la Casa Blanca.