La joven María Gabriela Zablah, acusada de los delitos de obstrucción de funciones y daños agravados en perjuicio de la Policía Nacional, pidió disculpas ante los medios de comunicación por su actuación al momento de ser requisada por agentes de tránsito, situación que desencadenó en agresión verbal y física en contra de los efectivos policiales.

"Cometí un error, cometí una falta, lo reconozco y quiero pedir disculpas a los oficiales por no haber seguido las indicaciones que ellos me estaban diciendo. Me asusté, estaba muy nerviosa, estaba haciendo mucho calor, estaba muy nerviosa pero no lo justifico mi comportamiento", declaró María Gabriela Zablah.

La acusada reconoció también que tiene toda la disposición de recibir la ayuda necesaria para mejorar su comportamiento compulsivo.

"Le pido disculpas a toda la ciudadanía nicaragüense, yo no soy una mala persona, creo en Dios y sé que Dios me va a ayudar para yo cambiar mi comportamiento y ser una mejor persona", añadió Zablah.

El pasado 25 de marzo, Zablah viajaba en su vehículo junto a su novio, Robell Francisco Pasquier, cuando realizaron un giro indebido en los semáforos de El Dorado, acción por la cual los agentes de tránsito les dieron persecución y retuvieron el vehículo.

Tanto Zablah como Pasquier se resistieron a la retención del vehículo y comenzaron a agredir a los agentes, tirando al suelo las dos motocicletas que bloqueaban el automóvil y pasándoles inmediatamente encima con el vehículo conducido por Robell Francisco.

La joven afirmó que desde ya está recibiendo ayuda psicológica para moderar su temperamento y destacó que de ahora en adelante hará uso del diálogo en situaciones de presión.

"A partir del lunes estoy recibiendo ayuda psicológica, terapia, y estoy haciendo caso a todas las indicaciones que un profesional me indique, yo estoy siguiendo todas las orientaciones [...] Quiero paz en mi vida y creo que todos merecemos una oportunidad de enmendarnos porque no cometí un crimen, sí cometí una falta, pero yo soy una persona que no anda atentando contra los demás, no ando haciendo cosas ilícitas", manifestó.

Por su parte, Aída César, madre de María Gabriela, aseguró que la situación de su hija ha representado un proceso bastante difícil para la familia, y la llena de regocijo que la joven reconociera públicamente su error, sobre todo pedir disculpas por el hecho, porque como familia se le ha inculcado desde pequeña el respeto a las autoridades y el amor a Nicaragua.

"Para mí fue impactante que cometiera ese error, como ya lo dijo ella, tiene carácter fuerte y como que se descontroló, pero eso no justifica y yo pido en nombre mío y de mi familia perdón a la Policía Nacional", comentó César.

Zablah permanece bajo la medida cautelar de casa por cárcel y deberá comparecer este mediodía ante la judicial Karen Chavarría en la audiencia inicial del caso por los delitos de obstrucción de funciones y daños agravados, proceso que también se sigue a Robell Francisco Pasquier, este último está en prisión preventiva aunque su caso está en valoración del médico forense.