El narcotraficante Alfredo Beltrán Leyva, ex líder del cartel mexicano que lleva sus apellidos, fue condenado hoy a cadena perpetua por un juez federal de Estados Unidos, país donde permanece encarcelado desde su extradición en 2014.

Richard J. León, magistrado del Distrito de Columbia, exigió también al criminal el pago de una multa de más de 529 millones de dólares, la cifra de beneficios que obtuvo del tráfico de unas 27,9 toneladas de droga desde el año 2000 al 2012, según cálculos del tribunal.

De acuerdo con los fiscales federales, desde principios de 1990 hasta su acusación en 2014, la red de los Beltrán Leyva aprovechó a proveedores de drogas en Sudamérica para satisfacer un apetito incesante en los Estados Unidos a cambio de miles de millones de dólares en ingresos.

La operación lucrativa, agregaron los fiscales, también fue sostenida por asesinatos, secuestros, torturas y otras formas de violencia en México y este país.

A mi conocimiento, no he visto otro caso de esta magnitud, expresó León antes de pronunciar la sentencia contra el prisionero de 46 años, y apuntó que se trató del proceso de mayor escala evaluada en la Corte de esta capital en los últimos 15 años.

Medios locales recuerdan que 'El Mochomo', alias de Beltrán Leyva, lideraba junto a sus hermanos Héctor, Arturo, Mario y Carlos el cártel que lleva sus apellidos y con el que traficaban toneladas de metanfetaminas y cocaína a tierra estadounidense.

En la década de 1980 el grupo se alió al capo Joaquín 'El Chapo' Guzmán, cabecilla del cártel de Sinaloa, y se cree que en 2001 lo ayudaron en la planificación de su escape del penal de Puente Grande, en el estado occidental de Jalisco.

La agrupación delictiva empezó a perder poder e influencia tras el arresto de Alfredo en 2008 y la posterior extradición a Estados Unidos, y después de la muerte de Arturo en una operación militar, en 2009.