El jocote y el queso quesillo son dos de los ingredientes esenciales para hacer de las sopas de queso de León una verdadera exquisitez.

sopa_queso_leon

En un recorrido que realizamos por la Ciudad Universitaria nos encontramos en el barrio indígena de Sutiaba, en las cercanías del famoso Tamarindón, a doña María Lourdes Urbina, una mujer de unos 55 años que continua con la tradición heredada por su madre de preparar la sopa de queso cada viernes de Cuaresma, iniciando con el Miércoles de Ceniza, y ofertándola a sus vecinos, e incluso a aquellos que viven un poco más alejados, a un precio módico.

sopa_queso_leon

Doña María prepara la sopa de la misma manera que le enseñó su mamá, pues ella misma nesquiza el maíz desde un día antes y el viernes muy de mañana lo lleva al molino, donde lo procesa junto al queso para luego llegar a su casa y agregarle algunos otros ingredientes como sal y achiote, preparar el recado que le añadirá a la sopa para que esta quede espesa y luego ir colocando otros ingredientes como las verduras y por supuesto el toque propio de todo leonés, de una a dos docenas de jocotes, fruta de temporada de Semana Santa que le da un punto acido a la sopa.

Para esta mujer sutiabeña es importante mantener las tradiciones con las cuales ella creció, como no comer carne en los viernes de Cuaresma, por lo cual no debe faltar la sopa de queso, y espera que esta tradición la continúen sus hijas, de las cuales una de ellas ya colabora en la preparación de este delicioso elemento.

sopa_queso_leon

Su nombre es María Pozo, y de la misma manera que su mamá, está empeñada en conservar la tradición, por eso siempre ayuda a su progenitora y se encarga de preparar y freír las tortas que luego acompañarán la sopa.

“Sin torta no es sopa de queso, sería una sopa sin la gracia que son las tortas”, comenta la joven mujer, quien también nos detalló los ingredientes que usualmente ponen a la masa para las tortas.

“Las tortas se sirven al gusto del cliente, porque a quien le gustan las tortas secas se le da la sopa y aparte se les dan las tortas, sino se le echan dentro de la sopa, pero de las dos formas saben bien, porque al echarlas en la sopa saben crujientes”, sostiene Pozo.

sopa_queso_leon

Aunque existe un gran interés en conservar las tradiciones, a esta sopa se le adicionan otros ingredientes que sus antepasados no le ponían, como algunos vegetales, entre estos yuca, plátano verde, plátano maduro, además del tomate, la cebolla y el recado.

Unas tortas muy especiales

De la misma manera que la familia Pozo Urbina considera que las tortas son parte esencial de la sopa de queso, en el Sopón de León también se esfuerzan por darle un toque especial a sus tortas para que sus clientes queden satisfechos y deseando llegue el próximo viernes de Cuaresma para degustar su deliciosa sopa.

Según Melvin Rojas Morales, gerente de el Sopón de León, elaboran cerca de 60 tazas cada viernes para ofertarla a sus asiduos y nuevos clientes, donde por costumbre siempre les piden extra de tortas.

sopa_queso_leon

El secreto es que, en lugar de agregarle queso seco a la masa para las tortas, en El Sopón de León le adicionan queso quesillo, lo “que las hace más gustosas”.

Pero además de ese delicioso ingrediente, en el Sopón de León también se le ofrece al cliente la oportunidad de tener un refill de sopa en caso de haber quedado todavía con deseos de más.

“Se nos ocurrió innovar con un refill en la sopa, es decir que, si se toma una tasa de sopa de queso, de res o de frijoles y quedó con ganas usted pide que le sirvamos un refill para saciar ese apetito”, señala Rojas Morales.

sopa_queso_leon

En el Sopón también se puede encontrar una riquísima sopa de frijoles con chicharrón y punche o bien la característica sopa de res, de mariscos o simplemente una sustancia de cabeza de pescado con medula, sesos y camarones, adecuada para levantar los ánimos y darle energía.

Cabe destacar que las sopas se acompañan con tortilla y queso.

sopa_queso_leon