Garantizar la seguridad y tranquilidad de la comunidad estudiantil es el objetivo principal del Plan Colegio desarrollado por la Policía Nacional en cada centro educativo de la capital.

En el Colegio Rubén Darío ubicado en el distrito IV, los agentes realizan acciones como la regulación del tráfico y el regreso seguro de los estudiantes a sus hogares.

Gracias a la labor preventiva y coordinada entre la institución del orden y las autoridades escolares los estudiantes pueden circular de manera tranquila, sin temor a ser víctimas de asalto o resultar lesionados en las calles producto de un accidente de tránsito, tomando en cuenta que muchas veces los conductores no respetan el paso peatonal.

“Nosotros nos hemos coordinado de manera positiva con la Policía, de tal manera que en lo que va del año no se nos han registrado incidentes, a su vez nos brindan capacitaciones de cara a evitar el consumo de drogas. Hay mucha efectividad en el Plan Escolar pues tenemos un ambiente seguro, destacó Gloria Segura, directora del centro.

Las acciones que realizan los efectivos no dan lugar a que la delincuencia afecte la tranquilidad de los estudiantes para ello disponen del personal suficiente tanto fuera del colegio como en sus alrededores.

“Estamos realizando trabajo de resguardo en el colegio tanto de los alumnos cuando vienen a la escuela o bien se dirigen hacia sus casas. Así mismo, evitamos la presencia de personas que representan peligro para los jóvenes y niños. Estamos realizando trabajo de patrullaje, control del tráfico, refirió el Sub Comisionado Pedro Chavaría, Jefe de Seguridad Pública DIV.

Los padres de familia agradecen la labor policial asegurando que se sienten más tranquilos al saber que sus hijos están fuera de peligro ya sea en el perímetro del colegio y al momento de cruzar las calles cercanas al mismo.

“Hoy vemos más seguridad en el colegio, no hay pleitos ni asaltos, además que la Policía ayuda a los niños a cruzar la calle lo cual evita accidentes pues estas calles son muy transitadas por los vehículos. Gracias a la Policía hoy los padres estamos más tranquilos, concluyó María Aguilar.