El gobierno japonés aprobó un polémico proyecto de ley, con el fin de combatir el terrorismo que penalizará por primera vez la conspiración criminal, divulgan hoy fuentes oficiales.

De acuerdo con Yoshihide Suga, portavoz del Ejecutivo, la medida responde a la necesidad de combatir las acciones terroristas en este país asiático, y ratifica la convención de las Naciones Unidas contra el crimen organizado, firmada por Japón hace más de una década.

Suga afirmó que la legislación se aplicaría únicamente a los grupos que preparan atentados terroristas u otros crímenes organizados, y enfatizó que no se dirige a las actividades legítimas de otros colectivos civiles o sindicatos.

La decisión suscitó la inconformidad de expertos, entre ellos la Federación de abogados de Japón, quien considera que permitirá al gobierno intensificar el control del país a costa de libertades individuales.

El proyecto de ley debe ser aprobado por el Parlamento, en el que la coalición del gobierno cuenta con una amplia mayoría.