Las frutas y los mariscos son de alto consumo durante el verano, por esa razón los comerciantes del Mercado Israel Lewites cuentan con el abastecimiento necesario para vender a la población.

Entre las frutas de mayor demanda están la sandía, naranjas, melones y mandarinas, mismas que varían sus precios según el tamaño.

“Tenemos variedad de frutas de la temporada, las papayas están a 50 córdobas, las naranjas a 20 córdobas la docena, los melones tienen un precio de 30 córdobas y la sandía en 60 córdobas las de gran tamaño, la gente está viniendo a comprar sus frutitas, sobre todo los fines de semana que ellos permanecen en sus casas”, refirió María Gloria Martínez.

Los mariscos mantienen sus precios para esta semana, pues se registra una buena pesca  y además se garantiza un producto fresco y seguro para los consumidores.

“El pargo rojo está a 60 córdobas la libra, el güicho a 40, la macarela a 50 córdobas, los precios están estables, tenemos bastante pescado y la gente está viniendo a comprar bastante, sobre todo en fin de semana, los miércoles y viernes. La gente nunca pierde la costumbre de comer pescado en Cuaresma y sabemos que una vez que se acerque la Semana Santa las ventas aumentan más”, dijo Jean Hernández.

Así mismo, el pescado seco está siendo adquirido por las familias, quienes acostumbran preparar sus tradicionales recetas con este tipo de producto, el cual está siendo comercializado a bajos costos.

“La libra de pescado seco está a 100 y 150 córdobas, vendemos pargo blanco, gaspar, la gente lo compra bastante porque hacen arroz aguado en estos días de Cuaresma, esta es una tradición de nuestro pueblo y eso nos ayuda a tener ventas buenas”, finalizó Martha Alvarado.